28 de octubre de 2019

Uruguay.- Los sondeos a pie de urna dan la victoria a Martínez pero tendrá que medirse en segunda vuelta con Lacalle Pou

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El candidato oficialista, Daniel Martínez, ha ganado las elecciones presidenciales que se han celebrado este domingo en Uruguay, pero no con la ventaja suficiente como para evitar una segunda vuelta en la que se enfrentaría el próximo 24 de noviembre al opositor Luis Lacalle Pou, según sondeos a pie de urna.

Los sondeos ofrecidos por Opción, Equipos, Factum y Cifra conceden a Martínez, del Frente Amplio, una horquilla de entre el 37 y el 40 por ciento; a Lacalle Pou, del Partido Nacional, en torno a un 29 por ciento; a Ernesto Talvi, del Partido Colorado, entre un doce y un catorce por ciento; y al general Guido Manini Ríos, de Cabildo Abierto, entre un nueve y un once por ciento.

Las encuestas ya vaticinaban que el aspirante izquierdista ganaría este domingo pero no con la mayoría necesaria para evitar una segunda vuelta, por lo que sería necesario celebrar un balotaje entre con Lacalle Pou.

De cara a este balotaje, los apoyos que el conservador Lacalle Pou pueda sumar de otros candidatos, sobre todo del centrista Talvi y del ultraderechista Manini Ríos, serán clave para derrotar a Martínez.

REFORMA CONSTITUCIONAL

Por otro lado, los sondeos a pie de urna de Equipos indican que la reforma constitucional Vivir sin Miedo sobre seguridad pública solo ha obtenido el 46 por ciento de voto favorable, por lo que no sería aprobada.

Vivir sin Miedo es una reforma constitucional impulsada por el senador del Partido Nacional Jorge Larrañaga que propone crear una guardia nacional, recuperar las redadas nocturnas y elevar las penas hasta la cadena perpetua para los delitos más graves.

Es una medida controvertida que se ha votado este 27 de octubre en referéndum aprovechando las elecciones presidenciales. Cuenta con el rechazo del gobernante Frente Amplio y de Lacalle Pou, pese a que Larrañaga es de su mismo partido.

Sin embargo, Vivir sin Miedo responde a la creciente preocupación entre los uruguayos por el número de homicidios, que el año pasado se disparó un 46 por ciento, con 414 frente a los 283 registrados en 2017.