1 de marzo de 2016

Vargas Llosa: "Todo lo que supuso la dictadura de Fujimori lo representa Keiko"

Vargas Llosa: "Todo lo que supuso la dictadura de Fujimori lo representa Keiko"
EUROPA PRESS

   MADRID, 1 Mar. (Notimérica) -

   Mario Vargas Llosa cumple el próximo mes de marzo 80 años. Con un Nobel de Literatura como máximo exponente de una larguísima lista de premios y reconocimientos, una trayectoria política que a punto estuvo de convertirle en presidente de su Perú natal y fundamentalmente con la tranquilidad que dan los años para hablar sin tapujos, el escritor ha criticado el rumbo del periodismo, ha celebrado "el fin del populismo en América Latina" y ha cargado contra la aspirante presidencial peruana Keiko Fujimori.

   Este lunes ha presentado en la Casa América de Madrid su último libro, 'Cinco Esquinas' (Alfaguara), una crítica feroz a la prensa amarillista y al uso que hizo de ella el "dictador" peruano Alberto Fujimori, una relación sobre el poder y las relaciones con el periodismo, pero fundamentalmente, un alegato a la libertad de prensa.

   La misma prensa que no ha dudado en criticar cuando se pone al servicio del poder o cuando permite que el espectáculo y la "chismorrería" ocupen "páginas y páginas". El escritor ha aprovechado la ocasión para pedir a los periodistas allí presentes que no pierdan nunca la perspectiva del valor de la profesión. "En la literatura es lícito ser irresponsable, en el periodismo eso no debería estar permitido".

   Con la misma rotundidad se permite valorar a Keiko Fujimori, la hija del dictador y candidata de Fuerza Popular, que encabeza todas las encuestas para convertirse en la próxima presidenta de Perú, cuyas elecciones se celebrarán el 10 de abril. En declaraciones a Notimérica, ha reconocido que "las dictaduras siempre dejan una coleta, una supervivencia lastimosa de lo que supuso la dictadura".

   Esa coleta, para Vargas Llosa, está representada en esta candidata, "no porque los hijos tengan que responder por los crímenes de los padres, sino porque Keiko Fujimori es Fujimori y todo lo que representó su padre está vivo en su candidatura". "Sería una gran reivindicación de una de las dictaduras más corruptas y sangrientas que hemos tenido en Perú", ha añadido.

   Aún así, se ha mostrado esperanzado por que la aspirante no logre finalmente llegar al Palacio de Gobierno y ha apostado por otro de los candidatos, Pedro Pablo Kuczynski --de Peruanos por el Kambio (PPK)--, como "el político que se merece el pueblo peruano". "No creo que vaya a durar mucho más este resabio de la dictadura, pero sí sería muy triste para Perú que Keiko ganara las elecciones".

   Para el Nobel, "el fujimorismo ha sobrevivido más porque robo más" y así ha explicado que "todo el país, hasta el pueblo más pequeñito, está absolutamente empapelado con cartelones de Keiko que muestran de una manera cínica y obscena los miles de millones de soles que robó esa dictadura".

   FIN DEL POPULISMO

   Del mismo modo, ha celebrado "el fin del populismo" en Latinoamérica. "Yo creo que América Latina ha pasado por un periodo en el que el populismo llegó a controlar a varios países, como Venezuela, Bolivia, Ecuador o Argentina, pero si vemos los últimos acontecimientos políticos que se han vivido allí observamos que hay un gran retroceso de este populismo, un retorno a la sensatez, a la responsabilidad y a la realidad", ha expresado.

   En concreto, ha recordado el cambio de rumbo en Argentina, que el pasado mes de octubre votó a favor de Mauricio Macri --terminando con doce años de Kichnerismo--. "El populismo ha sido derrotado afortunadamente en Argentina, donde ahora hay un Gobierno muy sensato y responsable que está devolviendo la seriedad a un país que es importantísimo en la región".

   Del mismo modo, ha resaltado que el pueblo boliviano acaba de votar que su presidente, Evo Morales, no pueda ser reelecto en unas nuevas elecciones que le perpetuarían en el poder, o que el mandatario ecuatoriano Rafael Correa haya decidido no presentarse a unos nuevos comicios "que seguramente habría perdido". "Son muy buenos síntomas para el futuro de América Latina", ha concluido el escritor.