20 de enero de 2007

Vaticano.- El Papa subraya ante los obispos latinoamericanos la "necesidad de una nueva evangelización" en el continente

ROMA, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Papa Benedicto XVI subrayó hoy ante los miembros de la Comisión Pontificia para América Latina "la necesidad urgente de una nueva evangelización" en este continente, además de advertirles de los "enormes desafíos" a los que se enfrenta la Iglesia católica en estos países, en particular la proliferación de "sectas y nuevos grupos seudoreligiosos".

"La Iglesia en América Latina afronta enormes desafíos: el cambio cultural generado por una comunicación social que marca los modos de pensar y las costumbres de millones de personas; los flujos migratorios, con tantas repercusiones en la vida familiar y en la práctica religiosa en los nuevos ambientes; la reaparición de interrogantes sobre cómo los pueblos han de asumir su memoria histórica y su futuro democrático; la globalización, el secularismo, la pobreza creciente y el deterioro ecológico, sobre todo en las grandes ciudades, así como la violencia y el narcotráfico", señaló el Pontífice.

Todo ello, añadió, pone de manifiesto la "necesidad urgente de una nueva evangelización, que nos impulse a profundizar en los valores de nuestra fe, para que sean savia y configuren la identidad de esos amados pueblos que un día recibieron la luz del Evangelio". En este sentido, expresó su deseo en que la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, que se celebrará en Brasil, y a la que asistirá, ayude a "fomentar que todo cristiano se convierta en un verdadero discípulo de Jesucristo".

En opinión de Benedicto XVI, "los hombres y mujeres de América Latina tienen una gran sed de Dios" y existe entre ellos "un sentimiento de orfandad respecto a Dios Padre". En este sentido, advirtió de que "cuando la fe no se alimenta de la oración y meditación de la Palabra divina; cuando la vida sacramental languidece, entonces prosperan las sectas y los nuevos grupos seudoreligiosos, provocando el alejamiento de la Iglesia por parte de muchos católicos".

Además, agregó, "al no recibir éstos respuestas a sus aspiraciones más hondas, que podrían encontrarse en la vida de fe compartida, se producen también situaciones de vacío espiritual". Por ello, consideró que "para el futuro de la Iglesia en Latinoamérica y el Caribe es importante que los cristianos profundicen y asuman el estilo de vida propio de los discípulos de Jesús: sencillo y alegre, con una fe sólida arraigada en lo más íntimo de su corazón y alimentada por la oración y los sacramentos".

De modo especial, señaló el Papa en su mensaje a los participantes en la reunión de la citada comisión, "los frecuentes fenómenos de explotación e injusticia, de corrupción y violencia, son una llamada apremiante para que los cristianos vivan con coherencia su fe y se esfuercen por recibir una sólida formación doctrinal y espiritual, contribuyendo así a la construcción de una sociedad más justa, más humana y cristiana".

Por otra parte, y en referencia al que será el tema de reflexión de la reunión en Brasil de los obispos latinoamericanos, 'La familia y la educación cristiana en América Latina', Benedicto XVI subrayó que "la familia cristiana (es) lugar privilegiado para vivir y transmitir la fe y las virtudes".

"En el hogar se custodia el patrimonio de la fe; en él los hijos reciben el don de la vida, se sienten amados tal como son y aprenden los valores que les ayudarán a vivir como hijos de Dios", agregó en su mensaje, precisando que de este modo "la familia, acogiendo el don de la vida, se convierte en el ambiente propicio para responder al don de la vocación".

Para terminar, pidió a la Virgen que ayude a los participantes de la V Conferencia latinoamericana "para que encuentren los caminos más apropiados a fin de que aquellos pueblos tengan vida en Cristo y construyan, en el llamado 'Continente de la esperanza', un futuro digno para todo hombre y mujer".