7 de marzo de 2007

Venezuela.- Abogado de los militares detenidos dice que la grabación no puede ser utilizada como prueba de magnicidio

CARACAS, 7 Mar. (EP/AP) -

El abogado de los dos militares acusados de fraguar un plan para asesinar al presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró que la grabación que contiene la conversación telefónica de uno de los uniformados en la que confiesa conocer el intento de magnicidio no puede ser utilizada como prueba porque "no fue obtenida legalmente".

El defensor, Guillermo Heredia, confirmó que el ex general Ramón Guillén Dávila, de 64 años, fue arrestado la noche del martes por una comisión de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) acusado del delito de "promoción de una rebelión militar" para asesinar a Chávez. Mientras que su hijo, el capitán activo Thomas Guillén Korinski, de 36 años, fue citado el martes a la sede del DIM en calidad de "testigo" por el caso de su padre, y luego "fue puesto a la orden de su comando".

La detención ocurrió justo después de que en el programa 'La Hojilla' del canal del Estado 'Venezolana de Televisión' se diera a conocer una cinta con la conversación entre Guillén Korinski y su pareja, en la suministraba información sobre un supuesto plan para asesinar a Chávez en el que presuntamente están involucrados varios militares entre ellos su padre, Guillén Dávila.

A este respecto, Heredia aclaró que para hacer uso de la cinta con la conversación "se requiere que un juez de control, previa petición del Ministerio Público (la Fiscalía), autorice la interceptación de grabaciones o comunicaciones privadas para que tuviese valor judicial (y) eso no se hizo".

Las autoridades venezolanas alegaron que arrestaron a los dos militares tras haber sido denunciados por "un integrante del movimiento que habría sido descubierto por la investigación". Heredia negó conocer al supuesto "delator" y negó la participación de Guillén Dávila en algún plan conspirativo contra el Gobierno de Chávez.

No obstante, indicó que el general retirado es un opositor al Gobierno de Chávez "como cualquier venezolano" y aseguró que "se opone al régimen comunista que está regente en Venezuela por ser contrario a los principios democráticos", pero aclaró su manifestación en contra la hace "por los canales y las formas democráticas".

El audio difundido anoche en Venezuela al que tuvo acceso Europa Press consta de una conversación entre Guillén Korinski y su esposa Sindry Patricia en la admite que está implicado en plan para matar a Chávez. En la conversación, el militar no dice para cuándo tenían previsto el asesinato, pero sí destacó que podrían existir "otras corrientes" que comparten el mismo objetivo del magnicidio al presidente venezolano.

Así, Guillén Korinski advirtió que en Venezuela "hay una corriente que se está moviendo fuerte" que va a perjudicar a la ciudadanía al extremo de asegurar que la situación "se está poniendo fea" y que el país va a estar en la "punta de una Guerra Civil".

No obstante, el uniformado aclaró insistentemente en el diálogo que su participación en los planes se limita a la de ser un "observador" y de colaborar para tratar de que "las Fuerzas Armadas no salgan a la calle" para evitar así "derramamientos de sangre" en circunstancias que no especificó.