15 de noviembre de 2007

Venezuela.- Acebes acusa al Gobierno de practicar una política de "desistimiento" ante el "desafío y chantaje" de Chávez

Elorriaga denuncia la "política de bandazos" de Zapatero, que pasa de las "críticas" ante Chávez al "entusiasmo" por hablar con Aznar

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PP, Angel Acebes, acusó hoy al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de practicar la política del "desistimiento" y "la debilidad" ante el "desafío y chantaje" del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. "Para defender los intereses exteriores de nuestras empresas, España tiene que ser respetada. Si te quitan el respeto has perdido todo", aseveró.

En declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, Acebes achacó la actual situación a la "defectuosa política exterior" del Ejecutivo que, a su juicio, renuncia a la defensa de los intereses españoles.

"Es una constante de la política española, la del desistimiento ante cualquier desafío o chantaje. Ellos lo llaman diplomacia callada, que es quedarse mudo ante las agresiones e insultos a España. Con esto se están perjudicando los intereses de los españoles", proclamó.

El 'número dos' del PP se preguntó si países como Francia, Reino Unido o Alemania soportarían "insultos" a su jefe de Estado y al conjunto de los ciudadanos o sus empresarios de la forma en la que Hugo Chávez lo está haciendo.

Tras censurar que en estas circunstancias el Gobierno no adopte "ninguna medida", Acebes calificó de "completamente engañoso" el mensaje que se está trasladando, ya que el ministro de Asuntos Exteriores dice que "había buena voluntad en arreglar las cosas" pero, mientras tanto, "todos los días se ve en televisión a Chávez incrementando más sus insultos y agresiones".

LA NO REACCION, "MALA ESTRATEGIA"

Por su parte, el secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, volvió a pedir que el Gobierno llame a consultas al embajador de España en Caracas, algo que, a su juicio, es el "primer escalón de respuesta diplomática ante la agresión" que ha recibido España.

Señaló que con la actitud del Ejecutivo socialista "España empieza a aparecer como el agresor y Venezuela como el agredido" ante la comunidad internacional. Según dijo, "la no reacción" es "una mala estrategia de política exterior".

"Nuestra falta de reacción, el no tomar iniciativas, el no dejar claro que es lo que está pasando, el no alinearlos con los países de Iberoamérica que están tratando de defender la democracia y las libertades y el libre mercado en contra de los movimientos populistas es lo que esta desdibujando una vez más nuestra política exterior y confundiendo", señaló en una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press.

ACTITUD CABALLEROSA DE AZNAR

Elorriaga calificó de "perfectamente lógico y caballeroso" que el ex presidente del Gobierno José María Aznar llamase al jefe del Ejecutivo por salir en su defensa ante los ataques de Chávez. "Hubo una agresión personal a su persona y a su figura y yo creo que es de bien nacido ser agradecido", apostilló.

Dicho esto, el diputado del PP recalcó que "lo más importante" de la Cumbre Iberoamericana "no es que se hablase bien o mal de Aznar", sino que "allí se ha amenazado a las inversiones españolas" y "se ha cuestionado la figura del jefe del Estado" y "el papel de España en el continente".

Tras confesar estar sorprendido por el "entusiasmo" de Zapatero tras hablar con Aznar, criticó la "política de bandazos" del presidente del Gobierno que, en su opinión, "pasa de las críticas cerradas e incluso de la descalificación ante Chávez" al "entusiasmo por poder reunirse con Aznar y compartir con él unos minutos".

"En fin, me parece que ambas cosas no son compatibles, o es ese ser absolutamente condenable del que nos habla todos los días, o es ese ser amable y con el cuál esta encantado de reunirse en las próximas semanas, hay algo que no termina de cuadrar en el comportamiento de Zapatero", resaltó.

EL REY, EL QUE PUSO "LAS COSAS EN SU SITIO"

Por su parte, en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, la secretaria ejecutiva de Política Social y Bienestar del Partido Popular, Ana Pastor, consideró que el presidente del Gobierno "actuó de forma correcta" en la clausura de la Cumbre Iberoamericana, aunque estimó que su defensa "llega tardísimo".

"Que el Rey de todos los españoles tuviera que poner las cosas en su sitio ha sido una cosa lamentable", sostuvo Pastor, tras subrayar que "el problema" es "que ha fallado la política exterior".