12 de diciembre de 2013

AI pide a Maduro un tratamiento médico a Iván Simonovis

CARACAS, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Amnistía Internacional (AI) ha pedido al Gobierno de Venezuela que garantice un tratamiento médico adecuado a Iván Simonovis, condenado por su implicación en el golpe de Estado de 2002, ya sea fuera o dentro de la cárcel.

   "Me dirijo a ustedes para expresar mi preocupación sobre la grave situación del señor Simonovis, actualmente preso en el Centro Nacional de Procesados Militares en Ramo Verde, ubicado en Los Teques, en el estado de Miranda", ha dicho en una carta.

   La organización humanitaria ha recordado que "desde su detención, en noviembre de 2004, hasta febrero de 2013, Simonovis ha estado recluido en la sede de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención en Caracas".

   "Durante este tiempo, Simonovis no ha tenido exposición al aire libre y la luz del sol", a pesar de que, de acuerdo con el examen médico al que se sometió en diciembre de 2012, sufre osteoporosis y ostiodegenerativos en la columna vertebral".

   "Esta situación requiere que tenga una exposición al sol y al aire libre, acceso a un tratamiento farmacológico adecuado y una cuidadosa actividad física aeróbica para evitar fracturas, así como fisioterapia para su rehabilitación", ha indicado.

   Por ello, ha instado a la autoridades venezolanas a "asegurar que pueda acceder a estos tratamientos lo más pronto posible para evitar consecuencias graves como fracturas y un ulterior empeoramiento de su salud".

   "Si el tratamiento no puede ser proporcionado en la cárcel, debería ser trasladado a un lugar apropiado para dicho tratamiento", ha considerado.

   Recientemente, Simonovis ha sido operado de urgencia por una peritonitis con gangrena vesicular, por lo que su familia ha solicitado el indulto humanitario, que ha sido rechazado por la justicia venezolana.

LLAMAMIENTO DE RANGEL

   En este contexto, incluso José Vicente Rangel, el que fuera vicepresidente de Hugo Chávez durante el intento del golpe de Estado de 2002, ha instado al Gobierno a amnistiar a Simonovis.

   "Insisto en la solución del caso Simonovis. Lleva ya más de diez años preso --muy pocos en el país llevan tanto tiempo-- y, además, está muy delicado de salud", dijo en uno de sus últimos programas.

   Rangel destacó que "este no es un Gobierno represor, sino todo lo contrario: tiene un profundo sentido humanitario". "¿Qué impide una medida de gracia?", cuestionó. "No entiendo lo que pasa", zanjó.

   El Gobierno todavía no se ha pronunciado, pero cuando el actual presidente, Nicolás Maduro, todavía era vicepresidente de Chávez subrayó que "no puede haber impunidad para los responsables de los crímenes del golpe de Estado".