3 de junio de 2007

Venezuela.- Chávez manda "al carajo" a los que critican la decisión de no renovar la licencia de RCTV

CARACAS, 3 Jun. (EP/AP) -

El presidente venezolano, Hugo Chávez, quiso mandar "al carajo" a aquellos que critican la decisión de su Gobierno de no renovar la licencia de emisión al canal Radio Caracas Televisión (RCTV) en un discurso pronunciado a la conclusión de una multitudinaria manifestación en su defensa celebrada ayer sábado en las calles de Caracas.

"Por lo que a mí respecta, no me importa nada; que digan de mí lo que les venga en gana, ¡que se vayan largo al carajo los representantes de la oligarquía internacional! ¡Bien largo al carajo los mandamos desde las calles del pueblo libre, libre de Venezuela!", dijo tras rechazar las críticas a esta decisión.

"Para nada me importa ser catalogado a traves de esos poderosos medios de comunicación del mundo y en esos espacios dominados por la élite mundial, que me digan tirano, que me comparen con Hitler", agregó.

Chávez también quiso lanzar una advertencia a los medios de comunicación privados que dice intentan desestabilizar su Gobierno y apuntó que las concesiones a las emisoras pueden darse por caducadas en cualquier momento.

"En el caso del antiguo canal burgués tuvimos bastante paciencia y aguantamos bastante hasta que terminara la concesión, pero que nadie crea que siempre va a ser así; una concesión puede terminar incluso antes del tiempo establecido", afirmó ante miles de simpatizantes. "Una concesión puede terminar... por violaciones a la Constitución, a las leyes, por el terrorismo mediático", agregó.

"He hecho un llamado a los medios de comunicación privados, sobre todo a los que están prestándose a todas luces para el juego desestabilizador y el 'golpe suave', como lo llaman los estrategas gringos, para derrocar a Chávez. No se equivoquen, midan bien hasta donde van a llegar", afirmó.

"Si la burguesía venezolana se desespera y continua arremetiendo contra el pueblo bolivariano, va a seguir perdiendo sus reductos uno a uno", dijo frente a miles de simpatizantes que coreaban "¡Ahora le toca a Globovisión!", en referencia a la otra gran emisora opositora.

Radio Caracas Televisión dejó de emitir por el canal convencional el 27 de mayo a medianoche como consecuencia de la decisón del Gobierno de no renovar su concesión y acusara al canal de apoyar el golpe de estado de abril del 2002. La medida ha generado manifestaciones estudiantiles en varias ciudades del país en defensa de la libertad de expresión.

El mandatario descalificó las protestas estudiantiles y aseguró que son manipuladas y utilizadas como parte de un plan desestabilizador de la oligarquía venezolana y la Casa Blanca.

"Esa estrategia de la Casa Blanca de los llamados 'golpes suaves' o revoluciones de colores... en algunas partes ha funcionado, aquí la vamos a pulverizar", aseguró.

"Usan a algunos muchachos que cuando llega la prensa, salen corriendo y se arrodillan delante de una policía que no les esta haciendo nada... Es un show preparado", explicó. "El colmo de los colmos, para un joven es salir a defender los intereses del imperialismo", añadió.

La no renovación del permiso de transmisión a RCTV también produjo pronunciamientos de los parlamentos de Europa, Estados Unidos y recientemente Brasil, que ha llamado a su embajador a consultas.