11 de enero de 2007

Venezuela.- Chávez pide a la Iglesia venezolana que respeten las decisiones del Gobierno

CARACAS, 11 Ene. (EP/AP) -

El presidente venezolano, Hugo Chávez, exigió este miércoles a los jerarcas de la Iglesia católica venezolana que respeten las decisiones del gobierno al citar las criticas del prelado a su decisión del mandatario de no renovar la concesión de una televisora privada y las dudas expresas por los obispos acerca de su propuesta socialista.

"El Estado respeta a la Iglesia, la Iglesia debe respetar al Estado. Yo no quisiera volver a los tiempos de la confrontación con los obispos venezolanos, pero no es mi elección, es de los obispos venezolanos", dijo Chávez este miércoles durante su discurso de toma de posesión en la Asamblea Nacional. "Yo estaré aquí con mi fuego, defendiendo la soberanía del Estado venezolano", indicó.

"Señor Cardenal, con todo mi respeto, yo no puedo entender la posición de la Iglesia Católica o al menos de la jerarquía de la Iglesia Católica", dijo el mandatario dirigiéndose al cardenal Jorge Urosa Savino, que se encontraba entre los asistentes al acto.

"De ninguna manera queremos llegar a ningún tipo de confrontación ni de pleito, sino promover la reflexión y la búsqueda de decisiones que ayuden a que todos los venezolanos nos sintamos cada vez más integrados en nuestra querida patria", dijo Urosa una vez concluido el acto.

En los días pasados varios portavoces de la Conferencia Episcopal venezolana criticaron la medida de no renovar la concesión de transmisión a la televisora privada Radio Caracas Televisión (RCTV) que en repetidas oportunidades ha sido calificada de "golpista" y "fascista" por el Presidente.

"Aquí está la Biblia. Yo no estoy inventando cuando digo que Jesús es uno de los más grandes socialistas de la historia", dijo Chávez en su alocución.

Chávez respondió a lo señalado por el obispo de la occidental ciudad de Coro, monseñor Roberto Lockert, quien dijo recientemente a una cadena de radio que no renovar la concesión de RCTV era un atentado contra la libertad de expresión.

"A Monseñor Lockert le encanta atropellar la verdad, decir mentiras, atropellar la figura del jefe del Estado, él se regodea así, que Dios lo perdone porque yo creo que ese no es el camino de Dios, es el camino de la mentira, de la maldad, de la infamia. Perdónalo, Señor, que quizá no sabe lo que dice", expresó.

La Iglesia Católica venezolana ha sido dura crítica de la gestión del mandatario y las relaciones entre Chávez y los jerarcas de la institución han estado lejos de ser armónicas. El mandatario ha etiquetado a la iglesia de "un tumor" en la sociedad.

Desde su designación como arzobispo de Caracas en septiembre del 2005, el cardenal Urosa ha procurado un acercamiento entre el gobierno y las autoridades eclesiásticas en un país donde más de dos terceras partes de los 26 millones de venezolanos se declaran católicos.