13 de octubre de 2007

Venezuela.- La CIDH suspendió su sesión por las acusaciones de Venezuela sobre su apoyo al golpe de Estado de 2002

CARACAS, 13 Oct. (EP/AP) -

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) suspendió abruptamente el desarrollo de una audiencia, en la cual un delegado del Gobierno de Venezuela le pidió que admita que apoyó el golpe de Estado que derrocó temporalmente al presidente venezolano, Hugo Chávez, en abril del 2002.

La decisión fue tomada por el presidente de la audiencia, el comisionado brasileño Paulo Sérgio Pinheiro, debido a que también es relator para los asuntos de Venezuela, alegando que no había condiciones para continuarla. Pinheiro dijo que "el año pasado, el agente del Estado tuvo el mismo discurso, en un proceso de intención contra la comisión".

"Decir que la comisión ha estado involucrada en el golpe contra el presidente Chávez es una acusación totalmente falsa", dijo Pinheiro a los periodistas y añadió: "Tenemos toda una historia que muestra no sólo un comportamiento independiente de la comisión durante el golpe sino que actuamos de una manera muy apropiada". "Ya respondimos ese problema de Venezuela en detalle", agregó.

El incidente es un capítulo más en el abierto enfrentamiento entre la CIDH y el gobierno de Chávez, quien en el pasado había pedido infructuosamente la destitución del secretario ejecutivo de la comisión, el argentino Santiago Cantón, acusándolo de parcialidad en su gestión.

Igualmente, Freddy Gutiérrez, miembro venezolano de la comisión que concluye su mandato en diciembre, está distanciado de los demás comisionados. La comisión lo relevó corporativamente en julio de sus funciones de relator alegando que estaba filtrando información al Gobierno de Chávez sobre casos venezolanos.

Chávez, quien acusa a la CIDH de haber apoyado al Gobierno de Pedro Carmona que lo reemplazó unas horas durante el golpe de hace más de cinco años, mantiene archivado un pedido de hace años de la comisión para una visita de observación de los Derechos Humanos en Venezuela.

La audiencia de la jornada, que terminó abruptamente, la había pedido el Gobierno venezolano para exponer ante la CIDH el programa gubernamental para la protección de víctimas, testigos y demás sujetos procesales, y envió para ello a Germán Saltrón, agente del estado para el sistema interamericano e internacional.

La participación de Saltrón fue programada inmediatamente después de una presentación ante la misma comisión de una decena de organizaciones no gubernamentales de oposición para denunciar la existencia de "discriminación política", una condición que, explicaron, conllevaba represalias, miedo y marginaciones contra los opositores de Chávez.

Esa audiencia de las ONGs fue cerrada al público, en el último minuto, y Saltrón hizo notar que creen "que fue un error porque el Gobierno, que es parte acusada, no sabe lo que se dijo allí". Hablando con los reporteros al término de su audiencia, alegó que "la comisión se disgustó porque el Gobierno venezolano pidió que reconociera y se hiciera una autocrítica por haber apoyado el golpe del 11 de abril de 2002".

"Eso disgustó al comisionado Pinheiro y de una forma intolerante terminó la audiencia", afirmó. Las audiencias son parte de los periodos ordinarios de la comisión y sirven solamente para informar al panel y en ellas no se toma ninguna decisión. Las decisiones que pudiera adoptar más adelante no son tampoco de cumplimiento obligatorio para los Gobiernos, pero la comisión puede llevar el caso ante el Tribunal Interamericano de Derechos Humanos en San José, Costa Rica.