15 de noviembre de 2007

Venezuela.- CiU dice que a Chávez se le rieron las gracias y ahora se necesita firmeza, serenidad y diplomacia sin ruido

Duran dice que no le preocupa que De la Vega se implique en la política exterior, pero sí que no lo haga Zapatero

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, aseguró hoy que al presidente de Venezuela se le han "reído las gracias" durante un tiempo y ahora, tras la crisis de la clausura de la Cumbre Iberoamericana, el Gobierno debe conjugar "firmeza, serenidad y diplomacia sin ruido" para acabar "de una vez por todas" con los ataques de Hugo Chávez contra los intereses españoles.

En rueda de prensa en la Cámara Baja, Duran i Lleida se pronunció en estos términos después de que Chávez anunciara ayer una "revisión profunda" de las relaciones con nuestro país y más exigencias para las empresas españolas.

"UN PERSONAJE DIFÍCIL".

A este respecto, el diputado nacionalista mostró su deseo de que la diplomacia española "sin mucho ruido, pero con eficacia" ponga fin al desencuentro que se generó entre España y Venezuela en la Cumbre de Santiago de Chile, si bien dijo temerse que el Ejecutivo español "no lo consiga", aunque no "por ineficacia", sino porque Chávez es un "personaje difícil".

Así las cosas, Duran i Lleida auguró "dificultades" en la resolución del conflicto y, aunque criticó que el Gobierno socialista "le riera" al principio "las gracias", llamó a "apoyar" al Ministerio de Asuntos Exteriores en esa labor para conseguir que el jefe del Ejecutivo venezolano "no ponga en peligro" intereses comunes. "Eso es lo que hay que pedir a Chávez: que se ocupe de los problemas de su país y que no entorpezca una buena relación con España".

Preguntado sobre si se hace necesario que el Gobierno endurezca el tono de la protesta a Venezuela en este contexto, el secretario general de CIU se mostró "convencido" de que así lo está haciendo, si bien quiso dejar claro que en política exterior endurecer el tono no significa "tener que hacerlo públicamente".

NO HACE FALTA GRITAR MÁS DE LO DEBIDO.

A su juicio, el Gobierno español debería conjugar "serenidad y firmeza", esto es, "no gritar más de lo debido pero no callar más de lo necesario", por ello pidió "dejar" al Gobierno que trabaje en la resolución de las discrepancias con Venezuela.

"El Gobierno no tiene muchos días por delante para intentar que Chávez cambie de actitud --constató Duran i Lleida--. Por tanto, hay que dejarle que, desde la firmeza y la serenidad, lo resuelva y, si no, habrá que exigir que suba el tono y tome medidas cuando las cosas se compliquen más".

Frente a los que atacan el modo de actuar que tuvo el Rey en la reciente Cumbre Iberoamericana con el presidente venezolano, Duran i Lleida considera "un error" enjuiciar el comportamiento del Monarca, cuando la única acción "inadmisible" es la que protagonizó Chávez interrumpiendo al presidente del Gobierno en el uso de la palabra.

"POCA IMPLICACIÓN" DE ZAPATERO EN POLÍTICA EXTERIOR.

Respecto a la decisión del Gobierno de crear un Comité Ejecutivo de Política Exterior, que será presidido por la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, Duran i Lleida admitió --aún reconociendo "la autoridad y la autonomía" del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos-- no haberle sorprendido esta decisión, dado que la portavoz del Ejecutivo ha tenido un especial interés en los Asuntos Exteriores de España "desde el primer día".

En este punto, sin embargo, destacó que los presidentes de gobierno de los países democráticos se implican "muy directamente" en la política exterior para criticar que el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, no lo haya hecho. "No me preocupa que se haya implicado la vicepresidenta, sino que lo haga poco el presidente del Gobierno", zanjó.