28 de septiembre de 2014

Clorox muestra su preocupación sobre la seguridad en Venezuela

Clorox muestra su preocupación sobre la seguridad en Venezuela
TWITTER

CARACAS, 28 Sep. (Reuters/EP) -

   La empresa estadounidense de productos de limpieza Clorox ha mostrado su "grave preocupación" en materia de seguridad por la ocupación de dos de sus plantas por parte del Gobierno venezolano a raíz de la retirada de la multinacional del país, que realizó un despido telefónico masivo.

   Clorox ha explicado que la producción de productos de limpieza, en particular la lejía, es "un proceso altamente especializado y técnico". La compañía ha asegurado que detuvo la producción de las plantas de forma segura antes de su cierre, incluyendo la eliminación de todo el cloro.

   "Las acciones del Gobierno venezolano plantean graves preocupaciones, y Clorox y sus socios no se hacen responsables de la seguridad de los trabajadores y de las comunidades que viven en los alrededores de las plantas, ni asume responsabilidades por los daños que genere esta ocupación", ha afirmado Clorox en un comunicado.

   La compañía, con sede en Oakland, California, ha añadido que está dispuesta a discutir con el Gobierno "una pronta, adecuada y efectiva compensación" por la ocupación de sus plantas.

   El vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, visitó la planta de los Valles de Tuy la noche del viernes y dijo que las instalaciones serían reactivadas. Sin embargo, no ofreció más detalles de los planes.

   Clorox, fabricante de productos de limpieza, anunció el lunes su salida de Venezuela e informó de que vendería sus activos en el país tras reconocer considerables pérdidas en el 2014 por las restricciones impuestas a través del control de cambios vigente desde hace más de una década.

   La compañía ha asegurado que las restricciones para operar impuestas por el Gobierno, la incertidumbre económica y los problemas con el flujo de suministros provocarían una considerable pérdida operativa en un futuro cercano.

   Las acciones de Clorox han llegado a nuevos máximos anuales tras el anuncio, a pesar de que la compañía aseguró que esperaba tener costes asociados a la salida, una vez deducidos los pagos de impuestos, de entre 60 millones y 65 millones de dólares, o 46 a 50 centavos por acción, en el año fiscal de 2015.

   Varias multinacionales, desde Colgate-Palmolive hasta Avon, ya han advertido de que sus balances se han visto afectados por los complejos controles de cambio y precios y la desaceleración de la economía.