24 de agosto de 2015

Colombia pide a Venezuela que respete derechos de detenidos en la frontera

BOGOTÁ, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Colombia ha reclamado este domingo a Venezuela que respete los derechos de los ciudadanos colombianos detenidos y deportados tras el cierre de la frontera entre ambos países y la declaración del estado de excepción.

   "El Gobierno de Colombia solicita al Gobierno Venezuela que, en el marco del estado de excepción anunciado, se respeten la integridad y los Derechos Humanos de los ciudadanos colombianos que sean objeto de detenciones, deportaciones y demás acciones adelantadas por las autoridades venezolanas, de conformidad a las normas internacionales vigentes", ha dicho el Ministerio de Exteriores.

   "Exigimos que antes de aplicar las medias de deportación se analice en cada caso la situación familiar para garantizar la unión de padres e hijos. Solicitamos también que las autoridades consulares colombianas continúen asistiendo a cada uno de los compatriotas afectados por dichas medidas", ha agregado.

   Así, ha reiterado "su voluntad de cooperación con el Gobierno de Venezuela a fin de profundizar la estrategia bilateral de lucha contra el contrabando", al tiempo que ha vuelto a rechazar el cierre de la frontera.

   "(El cierre) genera un problema social de gran dimensión debido a la cantidad de personas que viven y transitan en la zona legalmente, además de los daños económicos que sin duda dejan para los dos países", ha dicho.

   En este sentido, ha abogado por "buscar mecanismos conjuntos para solucionar la problemática que se vive en la frontera común, pero minimizando el daño que esta medida produce para los hombres mujeres y niños de los dos países que viven, trabajan y estudian en la zona fronteriza".

   Este mismo domingo, el gobernador del estado venezolano de Táchira, José Vielma Mora, ha cifrado en 791 el número de ciudadanos colombianos que han sido deportados hasta la fecha, tal y como ha recogido la agencia estatal venezolana de noticias, AVN.

   El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó el cierre fronterizo tras un ataque en el que en zona limítrofe en el que resultaron heridos por desconocidos tres miembros de la Guardia Nacional.

   En la operación denominada 'Liberación del Pueblo' más de 3.000 militares venezolanos realizan allanamientos y pesquisas en cinco municipios del estado Táchira, incluyendo Ureña y San Antonio, poblaciones de las que han expulsado a la mayoría de los deportados que no tenían documentación.