3 de noviembre de 2006

Venezuela.- La Confederación de Trabajadores denuncia la "instigación" a trabajadores de PDVSA para que voten a Chávez

CARACAS, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) denunciaron hoy la actitud del ministro de Energía y Petróleo y presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, en el video difundido ayer por el equipo de campaña del candidato Manuel Rosales, en el que se evidencia la "instigación" a trabajadores de la compañía para que voten a Hugo Chávez en las elecciones presidenciales del próximo 3 de diciembre.

El representante de la Confederación Alfredo Ramos anunció que están preparando un documento para entregar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y defendió la "moral" de los trabajadores. Junto a él, un grupo de empleados (incluso de PDVSA) se presentaron en el lugar para apoyar la iniciativa.

Por su parte, el directivo de la CTV José Elías Torres estimó que la cinta viola varios artículos de la Constitución en actitud "grosera y vejatoria". "Él está consciente de la confiscación de los poderes (...) Peleamos por que regrese el Estado de Derecho, porque estamos convencidos de que cuando haya independencia de los poderes públicos se nos reivindicarán nuestros derechos", añadió.

Además, instó al defensor del Pueblo, Germán Mundaraín, a pronunciarse sobre los hechos ocurridos, y anunció que en la marcha de este sábado en Caracas se mostrará el rechazo al video, según informa el diario local 'El Nacional'.

"PARALIZAR" LAS ELECCIONES

Por su parte, el vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, estimó que las últimas acusaciones contra el ministro Ramírez tienen la intención de desvirtuar las obras del Gobierno y "paralizar" las elecciones presidenciales.

Así lo afirmó durante la inauguración de un centro de alta tecnología en Maracaibo, ciudad a la que asiste también para reunirse con los militares de la región en búsqueda de apoyo frente a posibles acciones similares a la "aventura criminal" del 11 de abril de 2002, cuando se produjo el fallido intento de golpe de Estado contra Chávez.

Finalmente, en referencia a la intensificación de debate político en el país, manifestó la intención del Gobierno de discutir la política de la oposición, la cual, en su opinión, está al servicio de grupos poderosos financiados por capital extranjero.