20 de agosto de 2006

Venezuela.- El contrato de venta aviones de EADS-CASA a Venezuela tiene muy pocas posibilidades de salir adelante

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

La venta de doce aviones de transporte militar C-295 de EADS-CASA a las Fuerzas Armadas venezolanas tiene muy escasas posibilidades de salir adelante, 20 meses después de que el entonces ministro de Defensa, José Bono, respaldara en Caracas junto al presidente, Hugo Chávez, la firma del acuerdo inicial entre la aeronáutica española y el Ministerio de Defensa venezolano.

Incluso en el seno del Gobierno español, fuentes conocedoras del contrato consultadas por Europa Press admiten que el contrato va muy mal y que tiene pocas posibilidades de llegar a buen puerto.

El contrato ha tenido una trayectoria accidentada y está en dificultades desde que el pasado mes enero Estados Unidos decidiera denegar la licencia que era imprescindible para la fabricación de estos aviones, que llevan tecnología norteamericana.

Ya desde principios de 2005, Estados Unidos calificó de "desestabilizadora" la operación de venta de material militar español --patrulleras y aviones de transporte C-295-- a Venezuela, valorada en 1.700 millones de euros, y un año después anunció su veto a la transferencia de tecnología. El cambio de los componentes afectados por otros encarecería el contrato entre doce y quince millones de euros.

Así, Venezuela ha sugerido en varias ocasiones que el contrato no se llevaría adelante, incluso ha amenazado --retractándose después-- con no comprar las patrulleras si finalmente España no puede vender los aviones.

El penúltimo episodio del tira y afloja fue el pasado mes de julio, cuando el general venezolano Alberto Muller, jefe del Estado Mayor del presidente, Hugo Chávez, afirmó a la agencia AP que el contrato se había cancelado y horas después rectificó, en una entrevista a 'Venezolana de Televisión'.

En un principio, Muller había dicho que el motivo de la cancelación estaba en que la necesidad de cambiar las piezas aumentaba "extraordinariamente" el coste del contrato. Sin embargo, horas después aseguraba que EADS-CASA --empresa encargada de la fabricación de las aeronaves-- ya había logrado sustituir en otros mercados 57 de los 58 componentes tecnológicos estadounidenses.