13 de febrero de 2014

COPEI acusa al Gobierno de cometer un delito de lesa humanidad por disparar a estudiantes desarmados

CARACAS, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El opositor Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI) ha acusado al Gobierno de Venezuela de cometer un delito de lesa humanidad al disparar contra estudiantes desarmados en las manifestaciones celebradas ayer en Caracas.

"Atacar una manifestación a disparos, a pistoletazos, a mansalva es un crimen de lesa humanidad y por eso lo denunciamos y lo condenamos", ha dicho el presidente de COPEI, Roberto Enríquez, en declaraciones recogidas por el diario venezolano 'El Nacional'.

Enríquez ha exigido al presidente venezolano, Nicolás Maduro, que desarme a los llamados colectivos --grupos de choque pro gubernamentales-- porque "están causando estragos en Venezuela y ponen bajo amenaza cada protesta popular que se hacen contra el Gobierno".

COPEI ha considerado que "no es creíble ninguna manifestación de paz por parte de la administración venezolana, mientras no sean desarmadas dichas agrupaciones". "Son más de 1.300 colectivos que funcionan como una fuerza paramilitar de terror y represión", ha denunciado.

Asimismo, ha solicitado Justicia para los tres fallecidos y los 66 heridos que dejó la ola de violencia en Caracas. "Hoy Venezuela está enlutada y llena de tristeza. No puede ser que protestas pacíficas sean empañadas de sangre y que se pretenda silenciar", ha señalado.

A este respecto, ha denunciado la "cortina de hierro masiva" de los medios de comunicación oficialistas, que no informaron de que se estaba celebrando una manifestación estudiantil contra el Gobierno, dando cuenta únicamente de la marcha oficialista.

Asimismo, ha expresado su apoyo a las manifestaciones estudiantiles, al considerar que "si alguien tiene derecho a protestar en Venezuela son precisamente ellos", dado que son víctimas mayoritarias de la crisis económica y de la inseguridad.

JORNADA DE MARCHAS

Ayer, tanto la oposición como el oficialismo salieron a las calles para celebrar el Día de la Juventud, en medio de las críticas por la violenta represión de las manifestaciones estudiantiles por parte de las fuerzas de seguridad en los últimos días.

En Caracas, cientos de personas marcharon lideradas por el movimiento estudiantil y por destacados dirigentes opositores, como Henrique Capriles, Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma, para denunciar los abusos del Gobierno.

Al mismo tiempo, Maduro encabezó otra marcha en Caracas en la que denunció el "rebrote en Venezuela una corriente nazi, fascista, que quiere llevar al país a la desestabilización".

Aunque en un principio las marchas transcurrieron pacíficamente, al término de las mismas un grupo de estudiantes que se dirigía a la Fiscalía para exigir la liberación de sus compañeros detenidos fue interceptado por un grupo de choque pro gubernamental.

De acuerdo con las grabaciones y con los testimonios, se produjo un tiroteo en el marco del cual un policía y un estudiante murieron, mientras que varios resultaron heridos. La Fiscalía ha confirmado tres fallecidos y 66 lesionados y ha anunciado la detención de 70 personas.

El Gobierno ha acusado directamente a López de orquestar los enfrentamientos frente a la sede del Ministerio Público y ha ordenado su captura como "autor intelectual". El líder opositor ha restado importancia a las amenazas y ha instado a "marchar con irreverencia".