22 de septiembre de 2011

Un tribunal de EEUU desestima denuncia de médicos cubanos contra el Gobierno de Venezuela

CARACAS, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Corte de Apelaciones del Décimo Primer Circuito de Estados Unidos desestimó la denuncia de un grupo de médicos cubanos contra el Gobierno de Hugo Chávez, por obligarles a trabajar en condiciones de "esclavitud" cuando se encontraban de servicio especial en Venezuela mediante un acuerdo con La Habana.

A comienzos de año, siete médicos cubanos y un enfermero presentaron una demanda ante un tribunal federal de Miami contra La Habana, Caracas y la estatal venezolana PDVSA. Según la parte acusadora, los profesionales trabajaban en "condición de servidumbre" y les convirtieron en "esclavos económicos" cuando trabajaban en Venezuela.

Los médicos prestaban sus servicios a través del Convenio de Cooperación Cuba-Venezuela, mediante el cual el Gobierno de Chávez envía petróleo a la isla y como pago recibe profesionales de la salud que trabajan en misiones sociales dirigidas a los sectores más empobrecidos.

La corte estadounidense estableció que carece de jurisdicción en la materia, de acuerdo con el acta de inmunidad sobre soberanías extranjeras (FSIA, por sus siglas en inglés), informa la Procuraduría General de Venezuela a través de un comunicado divulgado por la agencia oficial AVN.

"El tribunal norteamericano determinó que ninguna de las excepciones de la FSIA aplica a los alegatos de los demandantes, ya que es la única fuente jurisdiccional para los reclamos entre ciudadanos extranjeros y soberanías extranjeras", precisa la nota.

Por tanto, la corte "desechó los reclamos" de los médicos cubanos, que pedían al Estado venezolano una indemnización de más de 50 millones de dólares (37,1 millones de euros) por supuestos trabajos forzosos y trata de personas.

Esta decisión confirma el fallo dictado a favor de la República por la Corte del Distrito Sur del estado de Florida, que se declaró incompetente para conocer la causa en atención a la inmunidad soberana del Estado venezolano y a la falta de jurisdicción por parte de un tribunal extranjero para juzgar a Venezuela, concluye el comunicado.