7 de marzo de 2007

Venezuela.- Detienen a dos militares presuntamente implicados en supuesto plan para asesinar a Hugo Chávez

CARACAS, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades venezolanas detuvieron esta madrugada a dos militares por estar presuntamente involucrados en un supuesto plan para asesinar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Los detenidos son el general retirado y ex jefe del Comando Antidrogas Ramón Guillén Dávila y su hijo el capitán Thomás Guillén Korinski, quienes se encuentran en estos momentos recluidos en la sede de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM).

La orden la dictó en la madrugada del miércoles el juez primero de control militar, Mariano Mosquera, minutos después de que se diera a conocer en el programa de televisión 'La Hojilla' que se transmite por el canal del Estado 'Venezolana de Televisión' (VTV) una grabación telefónica en la que participaban un oficial del Ejército que se identificó como Thomás Guillén Korinski y una mujer de nombre Sindry Patricia, la cual presuntamente fue realizada antes de las elecciones presidenciales de diciembre de 2006 en las que Chávez resulto reelecto.

El audio al que tuvo acceso Europa Press consta de una conversación entre Guillén Korinski y su esposa Sindry Patricia en la que el capitán activo le admite que está implicado en plan para matar a Chávez junto con "unos capitanes y unos tenientes" entre los que se encuentra su padre Ramón Guillén Dávila.

El diálogo entre ambos se transforma en una fuerte discusión de pareja en la que Guillén Korinski confiesa que se ausentó varias horas de su casa porque estaba reunido en la casa del "general Serruti" y con "otros oficiales" hablando sobre este supuesto complot. No obstante, aclaró que el directamente "no está metido" en el plan y que su función se limita a la de ser "observador".

En la conversación el militar no dice para cuándo tenían previsto el asesinato, pero sí destacó que podrían existir "otras corrientes" que comparten el mismo objetivo del magnicidio al presidente venezolano, sin embargo, sobre este tema no dio mayores explicaciones.

Así, el militar advirtió que en Venezuela "hay una corriente que se está moviendo fuerte" que va a perjudicar a la ciudadanía al extremo de asegurar que la situación "se está poniendo fea" y que el país va a estar en la "punta de una Guerra Civil".

No obstante, insistió en aclarar que su participación en los planes se limita a la de ser un "observador" y de colaborar para tratar de que "las Fuerzas Armadas no salgan a la calle" para evitar así "derramamientos de sangre" en circunstancias que no especificó.

Por otro lado, Guillén Korinski comparó la realidad del Ejército venezolano con la de los "indigentes" al referirse a la suspensión de ventas de armas por parte de Estados Unidos a esta nación suramericana, y comentó que han "tenido problemas" de escasez con el armamento y los repuestos para reparar algunas unidades aéreas.

Tras la detención de estos dos militares, el abogado de los imputados, Guillermo Heredia, declaró a la prensa local que a sus clientes "sólo" se les informó que estaban siendo investigados por su presunta implicación en un "plan conspirativo" que se estaría gestando en la actualidad y destacó que desconoce los detalles del caso ya que "las actas del procedimiento fueron declaradas de carácter reservado".

El presidente venezolano ha manifestado en insistentes ocasiones que por parte de los Estados Unidos y de las fuerzas de la oposición existen planes para asesinarlo. El domingo en un programa de televisión denunció a la Agencia Central de Inteligencia (CIA), del número dos del Departamento de Estado de EEUU, John Negroponte y del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia de estar implicados en un supuesto magnicidio en su contra.