22 de noviembre de 2007

Venezuela.- Duran (CiU) cree que las declaraciones de Chávez contra España continuarán "como mínimo" hasta diciembre

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, consideró hoy que las continuas declaraciones del presidente venezolano, Hugo Chávez, contra España continuarán "como mínimo hasta el dos de diciembre", fecha en que Venezuela celebrará un referéndum sobre la reforma constitucional que Chávez promueve.

En los Desayunos Informativos de Europa Press, subrayó que hay un "debate erróneo" cuando se juzga si el Rey hizo bien o mal en mandar callar a Chávez en la pasada Cumbre Iberoamericana de Chile, cuando intentaba interrumpir al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, mientras exigía respeto para la figura de José María Aznar.

Duran subrayó que quien interrumpió en los debates de la sesión plenaria del segundo día de la Cumbre "no es el Rey", sino "el presidente de la República de Venezuela", quien llegó a Santiago de Chile con la "intención de reventar" esa cita, "quizás porque su contenido le interesaba poco" al representar una "alternativa" a las ideas que él representa.

El portavoz parlamentario de CiU aprovechó para felicitar a Chile, país anfitrión de la Cumbre, y a la Secretaría General Iberoamericana por el gran contenido de la reunión.

El secretario general de CiU lamentó que por su condición de presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de Congreso no haya criticado "tanto" como debería la deriva hacia la que iba caminando Chávez.

Duran destacó que la oposición en Venezuela a Chávez "adquiere fuerza y fortaleza" en los estamentos "militar, educativo, social y empresarial", algo que, a su juicio, altera los "nervios" del presidente venezolano.

Por otra parte y preguntado si le gustaría ser ministro de Exteriores, indicó que él es un político "vocacional", por lo que hará lo que le toque. No obstante, aclaró que él no hace política "para ser ni ministro, ni presidente de la Generalitat, ni consejero de la Generalitat".

Duran i Lleida se definió como un político que "ambiciona a transformar una sociedad" y que para ello es "consciente" de que no puede hacerlo desde la oposición y "sin influencia", desde los escaños, en el Gobierno.