2 de octubre de 2006

Venezuela/EEUU.- Caracas afirma que el enfrentamiento Chávez-Bush no perjudica el comercio con EEUU

CARACAS, 2 Oct. (De la enviada especial de EUROPA PRESS a Venezuela, Cristina Sánchez) -

El ministro de Integración y Comercio Exterior de Venezuela, Gustavo Márquez, aseguró que los intercambios comerciales entre su país y Estados Unidos "han crecido en los últimos dos años", sobre todo por la exportación y comercialización de petróleo, sin verse afectadas estas relaciones económicas por la escalada de violencia verbal desatada por el presidente venezolano, Hugo Chávez, contra su homólogo estadounidense, George W. Bush.

En un encuentro con periodistas españoles celebrado en Caracas, Márquez calificó la relación comercial entre Venezuela y Estados Unidos de "estable y muy fluida". A su juicio, este vínculo entre ambos países "ni se ha visto afectado ni se verá afectado por el debate internacional, a pesar incluso de la intención del imperio (estadounidense) de doblegarnos (a los venezolanos),un plan que comenzó con la llegada de Chávez al poder".

En la 61 Asamblea General de Naciones Unidas, celebrada en Nueva York, Chávez llamó "diablo" al presidente Bush, insulto que viene utilizando con frecuencia en sus mítines de campaña de cara a las presidenciales del próximo 3 de diciembre, en las que su principal rival será el socialdemócrata Manuel Rosales, quien cuenta con amplio respaldo de los partidos de la oposición.

Tras el polémico discurso de Chávez, un incidente protagonizado en el aeropuerto John F. Kennedy por el ministro venezolano de Exteriores, Ricardo Maduro, a quien mantuvieron retenido durante 90 minutos para realizar un segundo control de seguridad al que rechazó someterse, vino a calentar aún más los ánimos entre las autoridades de ambos países.

El sábado, durante una visita al municipio de San Diego, Chávez denunció un supuesto plan para asesinarlo en el estado Zulia, en el marco de la inauguración hace meses de una planta petroquímica. Aseguró que "el imperialismo" urdió el plan para matarlo y que "huyeron hacia Colombia" los responsables del delito, quienes según Chávez eran, miembros de la Policía de Zulia, estado del que fue gobernador su principal contrincante en los comicios de diciembre, Manuel Rosales.