16 de abril de 2006

Venezuela/EEUU.- El embajador de EEUU en Venezuela coordinará todas sus actividades con la cancillería venezolana

CARACAS, 16 Abr. (EP/AP) -

El embajador de Estados Unidos en Venezuela coordinará con la cancillería sus actividades públicas, según aseguró el domingo el ministro de Información Willian Lara, quien aseguró se ha establecido un "compromiso formal" entre el embajador de Estados Unidos, William Brownfield, y la viceministra de Relaciones Exteriores para América del Norte, Mari Pili Hernández, para coordinar la seguridad en las actividades públicas del representante.

"Esperamos que el señor Brownfield cumpla su palabra empeñada" de informar su agenda pública a la cancillería, afirmó el ministro en declaraciones difundidas por la televisión local. Por su parte, la embajada de Estados Unidos en Venezuela no se ha pronunciado al respecto.

Lara agregó que Brownfield debe comportarse "como un embajador y no como un dirigente político de la oposición". La administración de Hugo Chávez, un feroz opositor del gobierno y del "modelo capitalista" de Estados Unidos, ha acusado a Washington de conspirar, planear derrocarlo e incluso matarlo.

El pasado 7 de abril, un grupo de manifestantes lanzó huevos, vegetales y frutas a la caravana del embajador, y un grupo de motorizados la persiguió a lo largo de algunos kilómetros, cuando salía de un acto en una barriada pobre de Caracas.

Funcionarios de la embajada aseguraron que el gobierno local apoyaba la manifestación contra los representantes diplomáticos. Las autoridades pidieron al representante diplomático coordinar con la cancillería sus movimientos.

El Departamento de Estado estadounidense, aseguró que las acciones intimidatorias contra Brownfield, podrían limitar el tránsito del embajador de Caracas en Washington, Bernardo Alvarez. El pasado domingo 9 de abril, Chávez aseguró que podría "echar" al diplomático estadounidense "si sigue provocando al pueblo venezolano".

Hace una semana, Lara aseguró que Brownfield "se quiere comportar en Venezuela como guapetón de barrio, como camorrero de oficio, dejando de lado la Convención de Viena que regula el comportamiento de los diplomáticos en los países donde representan a sus gobierno".