13 de octubre de 2007

Venezuela/EEUU.- Un político venezolano pide "presión internacional" para evitar la reelección indefinida de Chávez

WASHINGTON, 13 Oct. (EP/AP) -

El gobernador del estado Zulia, Manuel Rosales, y otros miembros de la oposición venezolana se entrevistaron hoy con los funcionarios del Departamento de Estado norteamericano en busca de "presión internacional" para evitar la reelección indefinida del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, mediante una reforma constitucional.

"Estamos planteando al Gobierno de Estados Unidos la posibilidad de presionar en instancias internacionales para que esa reforma sea divulgada y discutida", dijo Rosales tras la entrevista con el subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Thomas A. Shannon.

Más tarde, el portavoz del Departamento de Estado, Tom Casey, al ser preguntado si el Departamento de Estado ofreció financiar la campaña de Rosales, dijo: "Nosotros no financiamos partidos políticos o grupos de oposición". "Nosotros apoyamos a organizaciones civiles no partidistas (...) y no a candidatos o a partido alguno en Venezuela o cualquier otro país", declaró.

Chávez denunció en el pasado una intervención estadounidense en los asuntos del país mediante la financiación de grupos de la oposición para entorpecer su trabajo de Gobierno. Rosales considera que la reforma constitucional propuesta por Chávez para posibilitar su reelección indefinida es un "golpe de Estado constitucional y agravaría la crisis institucional venezolana".

De visita en Washington con varias figuras de la oposición, para entrevistarse con Shannon y José Miguel Insulza, el secretario general de la OEA, Rosales indicó que en sus contactos estaba planteando la presión a Chávez para que se divulguen y discutan los alcances de la reforma constitucional.

Esta ha sido la segunda entrevista de Shannon con un emisario venezolano en tres semanas. A fines de septiembre se reunió en Nueva York con el canciller, Nicolás Maduro, en el ámbito de la asamblea general de las Naciones Unidas. "Queremos relaciones amistosas con todos los sectores", dijo Shannon al concluir la entrevista con Rosales y los demás opositores.

Casey afirmó que Shannon y Rosales, quienes se reunieron en un hotel de Washington, sostuvieron "una buena discusión sobre la situación política general en el país". "Él continúa escuchando a una variedad de personas, dentro y fuera de la política venezolana, de lo que ocurre en el país", dijo el miembro de la diplomacia estadounidense.

El portavoz explicó que Shannon estaba enfatizando en sus encuentros el deseo de Estados Unidos de "tener relaciones de trabajo buenas y positivas con Venezuela (...), es decir, mantener la vieja amistad entre nuestros dos países". "También ha reiterado el hecho de que Estados Unidos sigue comprometido con un futuro democrático y el desarrollo de la democracia en Venezuela", añadió.

Shannon comentó en la televisión venezolana Globovisión que considera "muy importante ver toda la diversidad, la pluralidad dentro de la democracia venezolana". "Estamos muy abiertos a reunirnos con todos los diferentes sectores, todos los diferentes grupos, y realmente estamos haciendo una llamada a estos grupos a venir a los Estados Unidos a explicar sus programas, explicar sus puntos de vista", agregó.

El subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental indicó que creía que en el proceso de reforma constitucional se estaba dando "un gran diálogo y un gran debate dentro de Venezuela", pero hizo notar que éste era también "un debate puramente venezolano". "Solamente el pueblo venezolano es el que va a decidir a favor o en contra de las reformas constitucionales", concluyó.