7 de septiembre de 2006

Venezuela/EEUU.- Venezuela rechaza la petición de EEUU para que cierre la Oficina de Adquisiciones en Miami

CARACAS, 7 Sep. (EUROPA PRES) -

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela rechazó hoy la petición de Estados Unidos de que cierre "de forma inmediata" la Oficina de Adquisiciones que tiene Caracas en Miami, para el que otorgaba un plazo hasta el próximo 30 de septiembre.

En la misma reclamación formulada por el Departamento de Estado norteamericano a la Embajada venezolana en Washington, también se reiteraba su decisión de revocar las ventas de componentes y servicios militares a Venezuela.

Así pues, el Gobierno de Hugo Chávez respondió hoy con una negativa y exigió a Washington en un comunicado que respete los contratos, compras y entregas de equipamientos militares "legalmente acordados y pagados", según informa el diario local 'El Universal'.

Ante esta decisión, Venezuela amenazó con adoptar "responsablemente, pero sin ninguna vacilación, las medidas que sean necesarias", debido a la "reiterada y agresiva política que impulsa el imperialismo norteamericano" contra el país sudamericano, "basada en un escenario de conflicto de baja intensidad". En su opinión, este "nuevo acto de hostilidad" está destinado a ejercer "una especie de bloqueo en el ámbito militar".

El Ejecutivo de Hugo Chávez emplazó a Estados Unidos a respetar los contratos y compras negociadas, permitiendo el flujo de los suministros y artículos de defensa, "que fueron pagados por nuestro país antes del 17 de agosto de 2006 o, en su defecto, se reintegre esas erogaciones monetarias".

Además, el Ministerio de Exteriores hizo hincapié en su disposición de avanzar aún más en el ejercicio de la soberanía y la autodeterminación de Venezuela, por lo que anunció que ampliará su espectro de proveedores en el mercado internacional con el objetivo de garantizar el equipamiento necesario para las fuerzas de defensa.

En el comunicado, Venezuela negó igualmente su supuesta falta de cooperación en la lucha antiterrorista y contra el tráfico de personas. "Esta afirmación es infundada", apunta el texto, en que el que se reitera la presunta práctica de "terrorismo de Estado" en el mundo por parte de Estados Unidos.

No obstante, expresó su disposición a mantener "normales y constructivas relaciones diplomáticas" con la Administración estadounidense, al tiempo que exigió "respeto absoluto a la soberanía" del país.