26 de noviembre de 2007

Venezuela/España.- Chávez anuncia que también "congela" las relaciones con España "hasta que el rey se disculpe"

CARACAS, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó hoy brevemente durante una intervención en una transmisión del canal estatal de televisión que ha decidido "congelar" las relaciones con España "hasta que el Rey no se disculpe". De esta manera, Chávez ha suspendido simultáneamente las relaciones diplomáticas con España y con Colombia, ya que en la misma declaración reconoció haber tomado las mismas medidas con su homólogo colombiano por lanzarle "un escupitajo en el rostro", en referencia a su actuación en las negociaciones con las FARC.

"Hasta que el Rey de España no se disculpe, congelo las relaciones con España", señaló el dirigente en unas afirmaciones recogidas por Globovisión. Chávez no hizo ninguna otra alusión al monarca español y prosiguió su intervención enfocada en la decisión de Uribe de apartarle de las negociaciones con los guerrilleros colombianos.

El mandatario bolivariano aseguró que Álvaro Uribe lanzó "un escupitajo en el rostro" y que "está mintiendo de manera descarada" en el ultimo comunicado emitido por el presidente colombiano.

"Declaro al mundo que las relaciones con Colombia las meto en un congelador porque le perdí total confianza en nadie en el gobierno de Colombia", declaró el mandatario en una transmisión del canal estatal de televisión.

Uribe canceló el jueves la mediación del jefe de estado venezolano en el proceso de canje humanitario entre la guerrilla y el Gobierno colombiano. Según Chávez, el comunicado de Colombia que explicaba las razones de la medida "está cargado de mentiras".

"Lo que el presidente de Colombia ha hecho es lanzar un escupitajo, brutal, en el rostro, en nuestro rostro, que le pusimos el alma para tratar de buscar ese camino hacia la paz. Un verdadero escupitajo, indigno", agregó Chávez.

"Yo creo de verdad, de verdad, que el Gobierno de Colombia no quiere la paz", sentenció Chávez. "La patada que le dieron a la mesa, yo creo que se la dieron para evitar el camino a la paz", añadió.

Chávez argumentó que el Gobierno colombiano no apreció "todos los esfuerzos" realizados por muchas personas en los últimos tres meses. "Hasta la vida la arriesgaron, metiéndose en esos lugares peligrosos a buscar a Marulanda", indicó en referencia a Manuel Marulanda, alias Tirofijo, máximo dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, la mayor guerrilla de ese país.

Chávez insistió en que sus gestiones habían avanzado mucho, y que estaba "muy seguro que lo íbamos a lograr, el acuerdo humanitario". Por ello considera "una falta de respeto del presidente Uribe", que "sin siquiera una llamada", terminara la mediación.

"Se lo digo claro porque usted (Uribe) no da la cara, manda a que saquen papeles, manda a que hablen por usted. Yo no, yo doy la cara, mi vergüenza (...) y el presidente Uribe está mintiendo (...) de manera descarada, horrible, fea. Creo que Colombia merece otro presidente, merece un mejor presidente, un presidente que sea digno, lo merece", afirmó el mandatario venezolano.

Uribe insistió el viernes, durante un encuentro de parlamentarios latinoamericanos en la necesidad del acuerdo humanitario, pero aclaró que no permitirá que la guerrilla "se posicione políticamente y continúe cometiendo crímenes en nombre de la combinación de las formas de lucha".

Afirmó que las FARC se aprovecharon de la comunidad internacional y del "dolor del pueblo colombiano por los secuestrados (...) abusando de la necesidad del acuerdo humanitario".

Señaló que si las FARC unilateralmente entregan los secuestrados a Chávez, al presidente francés Nicolas Sarkozy o a la Cruz Roja Internacional, "Colombia desde ya dice bienvenida esa liberación".

Aunque ha recibido incesantes varias peticiones para que restaure la autorización a Chávez, Uribe agregó que se necesita "encontrar un procedimiento para que se libere a los secuestrados sin que implique un retroceso en la 'seguridad democrática'", un programa de gobierno establecido en agosto de 2002.

Tras anunciar el jueves que cancelaba la mediación de Chávez, Uribe pidió al Comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, buscar contactos directos con las FARC e iniciar diálogos para una "solución humanitaria" para 45 de los secuestrados por esta guerrilla.