2 de diciembre de 2007

Venezuela/España.- Decenas de personas acuden a votar la reforma constitucional al consulado de Venezuela en Madrid

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Decenas de personas acudieron hoy al consulado de Venezuela en Madrid para votar en el referéndum sobre la reforma constitucional propuesta por el presidente de la República, Hugo Chávez, en el que más de 16 millones de votantes decidirán si los cambios son viables.

Tras introducir su voto en las urnas, el presidente de la Plataforma Democrática de Venezolanos en Madrid, William Cárdenas, aseguró a Europa Press Televisión que se encontraba a las puertas del Consulado "cumpliendo con la obligación de que el proceso transcurra con normalidad", así como para conocer si las autoridades encargadas de gestionar la votación realizaban "su deber, que es el de que al finalizar la votación se tienen que contar los votos".

En este sentido, negó que durante la jornada se produjeran altercados, aunque dijo conocer cómo el Gobierno venezolano controlaba este tipo de procesos, en su opinión marcados por el fraude electrónico mediante las máquinas que se utilizan para registrar los sufragios.

"Esto permite el fraude electrónico masivo y el trasvase de millones de votos de una tendencia hacia otra, y se materializa impidiendo que el recuento de votos se realice al finalizar la votación, para que el resultado no interfiera en el proceso electoral en Venezuela, dada la diferencia horaria", aseguró.

No obstante, se mostró confiado en los resultados finales de la votación, ya que, a su parecer, "están marcados por las encuestas desde hace días" y éstas reflejan una diferencia entre ambas respuestas de más de 20 puntos de diferencias a favor del 'no'.

"Chávez empezó a decir que esa diferencia se estaba igualando, porque es lo que le conviene, pero aquí la gente está asistiendo, y el resultado será del 99 por ciento de los votos a favor del 'no' y en contra del 'sí'", vaticinó.

PRESENCIA DE LA OPOSICIÓN.

De la misma opinión se mostró Abdón Vivas, venezolano residente en España desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999 y ex dirigente del Partido Social Cristiano COPEI, formación política de la oposición.

Así, señaló que había votado "rotundamente" por el 'no', ya que se estaba jugando con el destino de su país frente a una reforma que no sólo pretende "alterar el sistema político, económico y social del país", sino sobre todo porque de aprobarse permitiría "la concentración absoluta de poder en manos del presidente y la extensión de por vida de esos poderes".

Además, analizó la evolución que durante los últimos años había sufrido su país, pasando de ser "una República formal y representativa" a un régimen político que a su opinión se podría calificar como de "neoautoritario, carismático y militarista".

"Se está produciendo un nuevo posicionamiento frente al viejo caudillismo, que se ha transformado en el caudillismo del siglo XXI, que conserva las mismas características: una sola voluntad en el Gobierno y una única forma de atraer a la opinión pública", prosiguió.

Por su parte, Carlos Acosta, artista plástico exiliado, se lamentó por no haber podido votar, ya que le habían negado el acceso al consulado. "A las personas demócratas y justas se les deniega el voto en la Venezuela actual, porque el Gobierno sabe perfectamente lo que vamos a votar", agregó.

"Me apunto al 'no' porque es una reforma totalmente incoherente, a su conveniencia --de Chávez--, en la que se ofende a todos los gobiernos del mundo que no le llevan la corriente, sin respeto alguno a nuestros principios", matizó.

MAYORÍA DEL 'NO'.

A la inestabilidad también se refirió Katy Sganga, venezolana afincada en Madrid que aseguró no haber votado por ninguna opción. "No puedo votar en un proceso que desde su origen es ilegal e inconstitucional; el presidente Chávez no está capacitado para llamar a una reforma, lo dice la Constitución en el artículo 214", prosiguió.

En esta línea, enumeró algunas de las consecuencias que se producirían en caso de aprobarse el referéndum, entre las que destacó "la pérdida de libertades y derechos" además de hacer "un calco del régimen cubano, queriendo llevarnos a un régimen comunista".

Finalmente, Nuria Parra, reconoció también haber votado por el 'no', ya que, de salir adelante el proyecto del presidente, las medidas que se tomarían serían "terribles", así como por la situación actual que vive su país ya que, en su opinión, supondría "un poder absoluto para que Chávez haga lo que le dé la gana, que se instaure la anarquía total y que todo vaya a peor".

"Lo que más me preocupa es el desabastecimiento, un país donde hay industria de todo tipo simplemente no puedes hacer la compra, la situación ha llegado a niveles críticos, a parte del peso social y el problema político y la inseguridad", criticó.