3 de junio de 2007

Venezuela.- Los estudiantes toman las calles en contra de la no renovación de RCTV

CARACAS, 3 Jun. (EP/AP) -

Miles de universitarios lo han repetido sin cesar a lo largo y ancho de las calles venezolanas durante esta semana y al ritmo de sus palmas pintadas de blanco como símbolo de no violencia: "¡No somos golpistas, somos estudiantes!". Por primera vez desde que Hugo Chávez asumió la presidencia en 1999, los estudiantes han asumido la organización y coordinación de las manifestaciones en protesta por la decisión del gobierno de no renovar la concesión a la televisora RCTV.

Aunque no han sido los únicos en tomar las calles desde que el canal salió del aire el 27 de mayo a la medianoche, a diferencia de las movilizaciones del pasado, una nueva generación se ha encargado de liderar la protesta que podría marcar el nacimiento de un nuevo movimiento para contrarrestar el peso del gobierno fuera de los partidos tradicionales.

Muchos recuerdan haber estado en secundaria mientras políticos, sindicatos y gremios empresariales organizaron las protestas de abril de 2002 --cuando Chávez fue brevemente depuesto-- y durante el paro petrolero entre diciembre de 2002 y enero de 2003.

"Estamos totalmente desvinculados de los partidos... se está hablando de ideas universales y no de parcialidades", aseguró Yon Goicoechea, estudiante de 22 años, de cuarto año de derecho y representante de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Las manifestaciones de alumnos de instituciones privadas como la jesuita UCAB, la Universidad Metropolitana, la Santa María o la Monteávila; y públicas como la UCV y la Universidad Simón Bolívar (USB) se ha sentido en la capital durante esta semana, a la vez que se han reproducido en Mérida, Maracaibo, Puerto La Cruz, Barquisimeto, San Cristóbal y Maracay.

Pero los reclamos ya han sido descalificados por Chávez. El sábado, el mandatario afirmó que los jóvenes "son víctimas de la manipulación" y sostuvo que son utilizados como parte de un plan desestabilizador de la oligarquía y la Casa Blanca. "Usan a algunos muchachos que cuando llega la prensa, salen corriendo y se arrodillan delante de una policía que no les está haciendo nada...Es un show preparado".

La vicepresidenta Desiré Santos Amaral dijo que detrás de ellos está la oposición pues "están buscando muertos" para provocar un golpe de Estado.

Según Valentina Bertrand, estudiante de administración hotelera en la USB, no se trata de "ningún juego político". "No estamos promoviendo ningún golpe de Estado, sólo queremos que nos escuchen".

Goicoechea aseguró que aunque han sido contactados por dirigentes políticos, los estudiantes llevan "la batuta" del movimiento.

"Les hemos pedido que se mantengan al margen", afirmó el viernes durante una entrevista mientras analizaba la viabilidad de marchar hasta el Congreso --sin permiso de las autoridades-- para exigir una disculpa a los diputados. A su alrededor, jóvenes exaltados se pintaban las manos y preparaban las pancartas para tomar las calles.

Incluso el ex vicepresidente José Vicente Rangel aseveró el sábado que los estudiantes "no están haciendo golpismo". "Hay que distinguir esa oposición estudiantil de lo que es la vieja política de la oposición... el gran derrotado en este episodio es esa oposición de la cuarta república... terrorista y golpista", dijo Rangel en la marcha en apoyo al Gobierno.

Aunque no está claro cuánto durará el movimiento, Goicoechea reconoció que las protestas tienen un límite. "Esto no tiene la intención de desestabilizar ningún gobierno, la sustentabilidad pasa por tomar decisiones conscientes", dijo.

A su juicio, la lucha estudiantil es seria. "El objetivo es lograr que en Venezuela exista un estado democrático y de derecho, en el cual se garanticen los derechos de los ciudadanos... Para eso debe haber una reinstitucionalización de los poderes públicos", señaló.

Esta semana, la escena se ha repetido a diario: cientos de estudiantes se reúnen en asambleas en sus universidades para planificar las acciones del día y debatir las ideas para las protestas, luego coordinan puntos de encuentro.

En la UCAB, Lorena Briedis, de Comunicación Social, le pedía a un auditorio repleto evitar las "consignas fóbicas o antichavistas". Cuando no marchan, quienes encabezan las protestas debaten por televisión con estudiantes de la Universidad Bolivariana (UBV), que apoyan al presidente.

"Hay tantos puntos de coincidencia que creo que las condiciones están dadas para que dentro de unos años exista un pacto social", dijo sobre su debate con un estudiante de Ciencias Jurídicas de la UBV.

Pero no todos piensan igual y para Jorge Cordero, estudiante de la UCV de 18 años --uno entre muchos universitarios que apoyan la medida contra RCTV--, en el fondo quienes hoy protestan contra el gobierno sólo "defienden la libertad de las empresas y los mercados. No están hablando de la libertad de expresión del pueblo".

Goicoechea afirma que las protestas ya han rendido su fruto. "El gran logro es haber despertado a los estudiantes, que se sientan protagonistas de la historia de su propio país".