23 de enero de 2006

Venezuela.- El Gobierno venezolano admite que el contrato de los aviones "corre peligro" tras el veto de EEUU

El embajador asegura que Caracas espera la propuesta de EADS-CASA para "empezar una nueva negociación" en este apartado

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Venezuela en España, Arévalo Méndez, admitió hoy en una entrevista a Europa Press que el contrato de aviones firmado por el Gobierno de su país y la empresa EADS-CASA "corre peligro" tras el reciente veto de Washington a que se utilice tecnología norteamericana en estos aparatos.

"Por supuesto que corre peligro, aunque de las palabras de la vicepresidenta (primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega) denotamos que verdaderamente hay una intención por parte del Gobierno español a solventar esto", afirmó Méndez.

El contrato en su conjunto supone la venta a Venezuela de ocho buques y 12 aviones, construidos por Navantia y EADS-CASA, respectivamente, por un montante de 1.700 millones de euros.

De la oposición de Estados Unidos a facilitar el equipamiento tecnológico, surgen dos posibilidades, en su opinión. "Pudiera ser que los aviones no fueran al final vendidos, como pudiera ser también (que fueran) modificados en su interior para dar cabida a tecnología europea o asiática".

El embajador indicó que EADS-CASA está preparando nuevas propuestas al Ministerio venezolano de Defensa "a fin de que el contrato no se caiga". En este sentido, hizo hincapié en que es "de interés de España" el que finalmente se lleve adelante el convenio, ya que aporta empleo a nuestro país y "detrás de este contrato podrían venir más".

"Recién acaba de firmarse un contrato para la construcción de buques para nuestra Fuerza Armada. Próximamente, (habrá) nuevos contratos para la provisión de lanchas en fibra de vidrio que sirven mucho a nuestros propósitos de seguridad y de lucha contra narcotráfico, incluso", puso como ejemplo Méndez.

Insistió en que el "boicot" estadounidense sólo afecta a los doce aviones y, en ningún caso, a las ocho patrulleras que construirá Navantia. "La entrega de barcos o patrulleras no se ve afectada. No tiene absolutamente nada que ver un contrato con otro. Van por separado y cada una se irá aplicando en función de los términos de los contratos", dejó claro.

"NUEVA NEGOCIACIÓN"

Por el contrario, evitó pronunciarse por el sobrecoste de la operación a raíz de la decisión de Washington y si Venezuela lo asumiría en su integridad. En cualquier caso, dejó claro que "se empieza una nueva negociación entre el Gobierno venezolano y la empresa" sobre las aeronaves y que ambas partes ya están en contacto.

El embajador señaló que la medida adoptada por la Administración Bush afecta, sobre todo, a componentes de navegación y que "modificar la constitución de un equipo como éste para incluir nuevas tecnologías podría retardar un poco el cronograma de entrega (de aparatos), así como también el precio".

Méndez subrayó que el Ejecutivo de Caracas hará las evaluaciones pertinentes de la propuesta que le haga EADS-CASA, con el objetivo de concluir un nuevo acuerdo en el que se sustituya la tecnología estadounidense por otra de tipo europeo --francesa, italiana o alemana-- o "asiática, que es muy buena por cierto".

Además, hizo hincapié en que cuatro de los doce aviones que la empresa española se comprometió a entregar a Venezuela estaban destinados a la lucha contra el narcotráfico. "Ahora, Estados Unidos y el Gobierno de Bush se oponen a ello. (...) Pues no queremos sobrevuelos secretos, ni cárceles secretas, ni cosas de esas en nuestro territorio", dijo refiriéndose a las presuntas actividades dirigidas desde Washington a través de la agencia de inteligencia CIA.

El embajador reconoció que posiblemente sea necesaria "alguna reunión a nivel político" entre las autoridades españolas y venezolanas para apoyar los nuevos términos del acuerdo sobre aviones.

Entre tanto, anunció que se ha tomado "conjuntamente" con el Ministerio español de Asuntos Exteriores la decisión de "desarrollar una agenda" en torno a los cuatro puntos de "cooperación e intercambio entre nuestros Gobiernos y que fue firmado a raíz de la visita del presidente Zapatero a Venezuela" en 2004.