17 de octubre de 2006

Venezuela.- El Gobierno venezolano anuncia que el contrato de 12 aviones con EADS-CASA es "inviable"

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel, anunció hoy al término de su entrevista en Madrid con el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, que el contrato de compraventa de 12 aviones de la compañía EADS-CASA es "inviable".

"Estados Unidos ha impuesto una serie de normas que impiden la venta de esos aviones a Venezuela. Lo lamentamos enormemente porque en estos momentos estamos construyendo siete barcos en astilleros españoles", indicó Rangel a la prensa tras su reunión con Moratinos.

Con todo, el vicepresidente venezolano subrayó el deseo de su país de adquirir equipos militares y de alta tecnología en España. "Pero la limitación en este caso era a la soberanía española y no a Venezuela, porque nosotros, en cualquier caso compramos esos equipos en cualquier parte del mundo", hizo hincapié.

Preguntado entonces si ello suponía que el contrato de compraventa de los aviones era inviable en su realización, Rangel indicó: "Exacto, pero no por culpa nuestra, que queríamos cumplir con el contrato".

El Gobierno venezolano se comprometió hace casi un año, en noviembre de 2005, con la empresa EADS-CASA para la compra de 12 aviones militares, 10 de transporte C-295 y dos de vigilancia marítima. El contrato --que fue respaldado por el entonces ministro de Defensa, José Bono, con su asistencia a la firma en Caracas-- ha tenido una trayectoria accidentada y estaba en dificultades desde que el pasado mes enero Estados Unidos decidió denegar la licencia que era imprescindible para la fabricación de estos aviones, que llevan tecnología norteamericana.

Ya desde principios de 2005, Washington calificó de "desestabilizadora" la operación de venta de material militar español a Venezuela, valorada en 1.700 millones de euros, y un año después anunció su veto a la transferencia de tecnología. El cambio de los componentes afectados por otros encarecía el contrato entre 12 y 15 millones de euros.

Así, Venezuela había sugerido en varias ocasiones que el contrato no se llevaría adelante, incluso había amenazado, retractándose después, con no comprar las patrulleras si finalmente España no podía vender los aviones.

El penúltimo episodio del tira y afloja fue el pasado mes de julio, cuando el general venezolano Alberto Muller, jefe del Estado Mayor del presidente, Hugo Chávez, afirmó que el contrato se había cancelado y horas después rectificó.

En un principio, Muller había dicho que el motivo de la cancelación estaba en que la necesidad de cambiar las piezas aumentaba "extraordinariamente" el coste del contrato. Sin embargo, horas después aseguraba que EADS-CASA --empresa encargada de la fabricación de las aeronaves-- ya había logrado sustituir en otros mercados 57 de los 58 componentes tecnológicos estadounidenses.

NAVANTIA CONSTRUYE LAS PATRULLERAS

Pese a este anuncio de Rangel, los astilleros de Navantia prosiguen la otra parte del contrato en lo relativo a los trabajos de construcción de cuatro patrulleros oceánicos para la vigilancia de las aguas territoriales venezolanas y de otros cuatro para la vigilancia del litoral para los Servicios de Guardacostas.

El contrato para la construcción de los ocho buques fue suscrito el mismo día que se pactó la construcción de los citados 12 aviones de transporte con la firma EADS-CASA. Ambas operaciones tienen un coste aproximado de 1.700 millones de euros.

La reunión del vicepresidente venezolano con Moratinos se produjo en la sede de Exteriores del Palacio madrileño de Santa Cruz un día después de que España votase a favor de la entrada de Guatemala en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente en detrimento de Venezuela.