6 de agosto de 2009

Venezuela.- El Gobierno venezolano no pone plazo a la firma de contratos para explotar el petróleo del Orinoco

CARACAS, 6 Ago. (Reuters/EP) -

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó ayer que su Gobierno no tiene prisa para otorgar los contratos de explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco, por los que ya se han interesado diversas compañías extranjeras, entre ellas la colombiana Ecopetrol, que estudiaba una posible alianza coyuntural con la española Repsol.

El Ejecutivo venezolano propuso la entrada de capital extranjero en la explotación petrolífera de la cuenca del Orinoco, pero tras varios retrasos finalmente la oferta pública para aprovechar siete áreas del proyecto Carabobo quedó suspendida.

Estos retrasos parecían indicar la cancelación definitiva del proyecto pero, en rueda de prensa desde el Palacio de Miraflores, Chávez matizó que no se trata de "nada grave". "No tenemos mayor apuro, todo tiene su propio ritmo", apuntó, en una comparecencia ante medios de comunicación extranjeros.

El ministro de Energía venezolano, Rafael Ramírez, atribuyó la semana pasada los reiterados retrasos a que las empresas interesadas han pedido más tiempo para completar sus ofertas. Caracas espera embolsarse al menos 2.500 millones de dólares en bonos de participación.

SIN ECOPETROL

Un total de 19 empresas extranjeras han mostrado su interés por el proyecto de explotación petrolífera lanzado por Venezuela. Entre ellas, figura la colombiana Ecopetrol, contra quien Chávez cargó ayer durante su comparecencia, en la que también anunció la supresión de las importaciones de Colombia.

Preguntado por cómo quedaría la participación de Ecopetrol en la Faja del Orinoco, el mandatario venezolano respondió con contundencia que su presencia sería "igual a cero". "No hay nada, ninguna participación, ¿para qué?", planteó.

Ecopetrol había pagado 2 millones de dólares para tomar parte de la licitación en marcha y estudiaba un posible consorcio con Petronas, de Malasia, y Repsol, para proponer una oferta de forma conjunta. Además, están interesadas en el proyecto, la británica BP, la estadounidense Chevron, la china CNPC, la italiana ENI, la portuguesa Galp Energia, la brasileña Petrobras, la angloholandesa Shell, la noruega StatoilHydro y la francesa Total.