9 de octubre de 2007

Venezuela.- El Gobierno venezolano sube los impuestos al alcohol, el tabaco y las obras de arte

CARACAS, 9 Oct. (EP/AP) -

El presidente venezolano, Hugo Chávez, amenazó hoy con suspender las importaciones de whisky y prohibir la venta de cerveza en la calle. En este sentido el Gobierno anunció que a partir del 15 de octubre aumentará el impuesto sobre una gran variedad de licores, el impuesto sobre las cajetillas de cigarrillos, sobre los artículos de lujo y las obras de arte.

"La sociedad se beneficiaría con valores socialistas", expresó Chávez, "pero es muy difícil cambiar esta cultura".

"Somos uno de los países que más whisky consume per cápita en el mundo, eso tiene que darnos pena (vergüenza) a los venezolanos", dijo Chávez. "Yo no estoy dispuesto a seguir dando dólares para importar whisky en las cantidades que están dando", señaló el presidente.

Pero las ventas de whiskies caros están aumentando y a Chávez le está costando convencer a los venezolanos de que dejen de lado la costumbre de beber. "Si tomo mi botella de whisky es porque trabajé por ello, hice el sacrificio, así que puedo tomar lo que me da la gana", dijo Ernesto González, un comerciante de 49 años.

Chávez también está preocupado por la frecuencia con la que los venezolanos beben cerveza en la calle y por la venta ilegal de ésta en la calle, en ese sentido, advirtió el mes pasado que cerraría tales negocios. "Los que quieran beber pueden hacerlo en sus propias casas", dijo. "Le he dicho a la Guardia Nacional que, camión que ande vendiendo cervezas en la calle como si estuviera vendiendo helados, agárrenlo y decomísenlo", manifestó.

El presidente tiene una larga lista de recomendaciones a los venezolanos como no empapar los alimentos con mucha salsa picante, mantenerse saludable con ejercicios y comidas bajas en colesterol, respetar los límites de velocidad al manejar. También instó a los padres a dejar de comprar muñecas Barbies e implantes de silicona a sus hijas.

El mandatario consideró que los venezolanos se han corrompido por los valores capitalistas estadounidenses y necesitan un nuevo código moral humanista y para ello hace lo que puede por dar ejemplo, dice que no bebe alcohol y que nunca fumaría en público.