20 de enero de 2020

Venezuela.- Guaidó ultima un viaje a España y se reunirá con la ministra, pero no está previsto encuentro con Sánchez

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido como "presidente encargado" del país por unos 50 países, ultima un viaje a España como parte de su gira europea y está previsto que se reúna en Madrid con la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González, pero no con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, según fuentes gubernamentales.

La propia ministra ha avanzado desde Bruselas su disposición a reunirse con Guaidó si finalmente viaja a España. González estará fuera de España desde el miércoles hasta el sábado, porque acompañará al Rey al Quinto Foro Mundial del Holocausto que se celebrará en Jerusalén y posteriormente viajará a Marruecos y a Argelia, de manera que a su regreso, el sábado, podría tener lugar la reunión.

Guaidó estará el miércoles en Bruselas, donde se reunirá con el alto representante de la UE para la Política Exterior y exministro español Josep Borrell y el jueves viajará al foro de Davos, en Suiza. Sánchez también viaja a Davos esta semana, pero el jueves ya no estará allí, de manera que no coincidirán.

Precisamente fue desde Davos, hace un año, cuando Sánchez habló por teléfono por primera vez con Guaidó, un día después de que éste se proclamase "presidente encargado" del país. El reconocimiento oficial llegó 10 días más tarde, después de un ultimátum al presidente Nicolás Maduro para que convocase elecciones.

El argumento de España, y de todos los países europeos que han reconocido a Guaidó, es que las elecciones presidenciales celebradas en 2018 no fueron democráticas y, por lo tanto, que el mandato de Maduro que comenzó el 10 de enero de 2019 no tiene legitimidad.

Desde entonces, el Gobierno de España ha tratado de mantener un delicado equilibrio entre el reconocimiento oficial de Guaidó como presidente y la relación con un Gobierno, el de Maduro, que Borrell llegó a calificar como "de facto" y que mantiene los resortes del poder y de la administración.

Así, al 'embajador' designado por Guaidó, Antonio Ecarri, se le dio estatus de representante personal, pero no se retiró la credencial al nombrado por Maduro, Mario Isea. España evitó así que el régimen pudiera tomar medidas de reciprocidad contra el embajador español en Caracas, Jesús Silva, y más teniendo en cuenta que en Venezuela viven alrededor de 170.000 españoles. La situación se complicó aún más cuando, a finales de abril, el opositor Leopoldo López se refugió en la residencia del embajador español.

El entonces ministro español admitía que la situación obligaba a trabajar de forma "creativa" y en la práctica ese equilibrio ha generado fricciones. El pasado junio, cuando Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, llegó a España con su hija, Borrell estaba participando en un encuentro con embajadores iberoamericanos al que no se había invitado a ninguno de los dos representantes venezolanos.

Sin embargo, la situación se alarga y el pasado 12 de octubre, con motivo de la Fiesta Nacional, a la recepción en el Palacio Real estuvo invitado el embajador formalmente acreditado.