6 de octubre de 2012

Venezuela.- Henrique Capriles, el candidato de una oposición unida que aspira a desbancar a Chávez

CARACAS, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El principal candidato opositor a la Presidencia de Venezuela, Henrique Capriles Radonski, llega a las elecciones presidenciales de este domingo empatado en diversas encuestas con Hugo Chávez y tras haber reducido en hasta 20 puntos la intención de voto respecto al actual mandatario tras tres meses de campaña electoral.

Este abogado de 40 años, gobernador del Estado de Miranda (centro), ha desarrollado una campaña cercana a los venezolanos recorriendo más de 230 pueblos, incluidos varios feudos chavistas en los que ha prometido que no acabará con las ayudas sociales del actual presidente.

Capriles se dio su principal baño de masas el pasado domingo con un acto multitudinario en el centro de Caracas, donde consiguió reunir a cientos de miles de simpatizantes en una de las avenidas utilizada por el chavismo para sus demostraciones de fuerza.

La campaña de los últimos meses ha estado llena de ataques personales entre ambos bandos que Capriles apenas ha secundado. Mientras el opositor demandaba un debate televisado, Chávez siempre le ha rechazado como el candidato de la "derecha" o del "imperio", en referencia a Estados Unidos, a pesar de que Capriles se ha proclamado como de "centro-izquierda" y ha defendido los programas sociales que ha llevado a cabo en Miranda.

Sin embargo, Capriles ha avanzado en los últimos meses hasta alcanzar a Chávez en intención de voto. En algunos sondeos, incluso el candidato opositor supera al mandatario venezolano. El gobernador de Miranda podría acabar así con trece años de chavismo e impedir que el presidente revalide su puesto para los próximos seis años.

La trayectoria de este abogado se ha desarrollado en diferentes ámbitos de la política venezolana. Capriles fue vicepresidente del extinto Congreso bicameral y presidente de la Cámara Baja del Parlamento entre los años 1999 y 2000. Durante ocho años fue alcalde del municipio de Baruta (Miranda).

Pertenece a una reconocida familia de origen europeo que emigró a Venezuela huyendo de la Segunda Guerra Mundial y que en la década de los cuarenta fundó la Cadena Capriles, uno de los grupos de comunicación más importantes del continente.

Capriles Radonski estuvo cuatro meses en prisión tras haber sido vinculado al asalto a la Embajada de Cuba en Caracas, durante el golpe de Estado que en 2002 derrocó a Chávez durante tres días.

OPOSICIÓN UNIDA

Capriles fue elegido en febrero de este año como el aspirante a las presidenciales de la Mesa de la Unidad Democrática, una coalición de los principales partidos opositores que decidieron unirse para presentar una única candidatura e intentar vencer a Chávez.

Tras el fracaso de 2005 de la oposición, cuando boicotearon los comicios legislativos y dieron todo el poder a Chávez, las principales formaciones opositoras --algunas adscritas a la Internacional Socialista-- se han unido para conseguir un cambio en la Presidencia de Venezuela.

Capriles ha presentado los avances conseguidos en el estado de Miranda y sus políticas sociales como principal ejemplo de los cambios que pretende impulsar en el país. El opositor ha señalado en varias ocasiones la necesidad de poner fin a algunas de las políticas chavistas, que en su opinión han polarizado al país.

El gobernador de Miranda se ha erigido como una figura que cambiará las políticas erróneas de Chávez y el sistema clientelar levantado en la última década, además de reunir a los descontentos de todas las ideologías.

Capriles ha prometido mayores inversiones en el país para mejorar la producción de petróleo y un cambio en la política exterior para unirse a los países con los que Venezuela tiene afinidad, con el objetivo de acabar con los lazos que ha profundizado Chávez en los últimos años con Irán o Bielorrusia y acercarse a los países de América latina para conseguir capital.