22 de mayo de 2006

Venezuela/Italia.- Hugo Chávez aplaude a Romano Prodi por retirar a los soldados italianos de Irak

Chávez dice haber visto en su última gira "una nueva Europa que se está renovando" y que "gira a la izquierda" como Latinoamérica

CARACAS, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aplaudió la decisión asumida por el nuevo primer ministro de Italia, Romano Prodi, de retirar los 2.600 soldados que el país europeo mantenía en Irak, iniciativa que calificó de decisión soberana que demuestra que Europa "también gira a la izquierda" como lo está haciendo Latinoamérica.

Así lo manifestó Chávez al comentar el domingo, durante su último programa 'Aló, Presidente', la gira que la semana pasada realizó por varios países de Africa y Europa, continente este último en el que, según señaló, le mostró "una nueva Europa que se está renovando".

Resaltó también su viaje al Vaticano, donde se entrevistó con Benedicto XVI y comentaron el tema de la pobreza en Venezuela y el impacto en el país sudamericano de planes sociales como las misiones Robinson, Barrio Adentro, Guaicaipuro, Vuelvan Caras y Milagro, así como las repercusiones de la puesta en marcha de mecanismos para elevar la calidad de vida y la justicia social en Venezuela.

Chávez también destacó la llegada al poder del nuevo presidente del Parlamento italiano, Fausto Bertinotti, y el nombramiento como primer ministro de Romano Prodi y como presidente de Italia a Giorgio Napolitano, quien perteneció al Partido Comunista Italiano. El mandatario venezolano juzga la vigencia política de estas figuras como "un reverdecer del pensamiento izquierdista europeo".

Posteriormente, mostró su satisfacción por las conversaciones sostenidas en el marco de la Cumbre de la Unión Europea-Latinoamérica y Caribe, celebrada en Viena entre el 11, 12 y 12 de mayo, subrayando también la importancia que a su juicio tuvo la Cumbre Alternativa y el encuentro con grupos de jóvenes y movimientos sociales en Viena.

El presidente venezolano también comentó el respaldo que le ratificaron los sindicatos, parlamentarios y líderes políticos británicos en Londres, así como los pueblos y gobernantes de Argelia y Libia durante su periplo por el continente africano.