24 de noviembre de 2013

El colaborador de Capriles dice que su detención "se consultó con Maduro"

CARACAS, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El jefe de la campaña de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) a las elecciones municipales del próximo 8 de diciembre, Alejandro Silva, ha revelado que, según le revelaron las fuerza de seguridad, su detención "fue consultada previamente con (el presidente venezolano, Nicolás) Maduro".

   En sus primeras declaraciones desde que fue liberado, Silva ha contado cómo sucedió todo. "A las 1.45 horas del sábado sonó el teléfono (del hotel de Carabobo). Me preguntaron si era mi habitación y me dijeron que bajara a buscar algo. Me pareció extraño y me negué, pero el botones contestó: 'Ah bueno, yo se lo subo'", ha relatado.

   "Inmediatamente ocho funcionarios entraron en mi habitación y me sacaron como si fuera un criminal. Luego me vi detenido en la sede de la División de Inteligencia Militar (DIM)", ha continuado, según el diario venezolano 'El Universal'.

   Silva ha asegurado que "estaba con la tranquilidad de 'el que no la debe no la teme'", por lo que "el intento de ellos de hacerme quebrar quedó en vano". "Puse todas mis cosas a su disposición para que las revisaran", ha señalado.

   El líder opositor ha aclarado que no fue maltratado ni física ni psicológicamente. "Mi única preocupación era no sabe si mi familia estaba informada". "Estuve incomunicado desde las 2.00 hasta las 10.00 de la mañana, cuando me dejaron hablar con mi mujer", ha especificado.

   Silva ha apuntado que les dijo que "era consciente de que estaba allí por lo que dijo Maduro de que iba a detener a un dirigente de Primero Justicia". "Porque aquí lo que pretenden es meter miedo e intimidar", ha denunciado.

   El jefe de campaña electoral de Maduro fue liberado a las 18.00, sin que todavía se sepa por qué fue detenido. "Estoy seguro de que la reacción de la gente fue lo que llevó a que me liberaran", ha afirmado.

   Arropado por los suyos, ha advertido de que "no van a lograr bajo ningún motivo (meterles miedo) porque somos conscientes de que vamos por un buen camino" dado que su detención "es una acción nerviosa de un Gobierno que cada vez pierde más aceptación".

   Silva ha denunciado que se trata de "una acción ilegal". "Lo que hoy se condena no son las agresiones verbales o físicas, sino como son utilizadas instituciones públicas para amedrentar. Estamos ante un Gobierno que abusa de su poder", ha sostenido.

   Así, ha instado a "transformar esta arbitrariedad en votos". "Esta metida de pata será el motor para que la gente se motive más para el 8 de diciembre. Nada nos detiene en el hecho de pensar que Venezuela va a cambiar con el voto", ha concluido.

ÓRDENES DE DETENCIÓN

   A última hora del viernes, Maduro reveló que había ordenado detener  a un miembro de Voluntad Popular y a otro de Primero de Justicia --dos partidos políticos de la MUD-- por "estar buscando un muerto" en las marchas opositoras del pasado sábado.

   "Están buscando un muerto para mañana en alguna calle de una ciudad de Venezuela para prender la mecha hacia la violencia", alertó, detallando que estaban buscando a alguien que se vistiera de rojo --color oficialista-- para atacar a los manifestantes.

   "Quien quiera salir a la calle a protestar tiene toda la libertad de hacerlo. Yo voy a seguir en la ofensiva; no va a haber marcha que me pare, nada me va parar porque yo tengo el apoyo de un pueblo. Voy a seguir adelante", sostuvo.

   El líder de la MUD, Henrique Capriles, convocó para ayer "una jornada de protesta en toda Venezuela" por la aprobación de la Ley Habilitante, que otorga poderes especiales a Maduro para legislar durante el próximo año contra la "guerra económica" y la corrupción.

   Miles de venezolanos marcharon por las principales ciudades venezolanas. "¿Qué es lo que quieren? ¿A mí? Pues Maduro no seas cobarde, si aquí el problema soy yo, ven a por mí. ¡Échenle bolas!", retó Capriles al término de la marcha de Caracas.

LEY HABILITANTE

   El Gobierno ha argumentado que necesita esta Ley Habilitante para contrarrestar los planes de la oposición para "desestabilizar" el país de cara a las elecciones municipales, que tanto Maduro como Capriles han planteado en clave presidencial.

   Maduro ya ha ordenado "ocupar" todos los comercios que fijen precios excesivos para sus productos con el fin de facilitar a los venezolanos el acceso a bienes de primera necesidad, cada vez más escasos.

   El líder 'chavista' también ha acusado a la oposición de aliarse con otros países --como Colombia y Estados Unidos-- para frenar la importación de productos básicos y la entrada de divisas a Venezuela con el fin de desatar el caos económico.