13 de febrero de 2014

López insiste en la existencia de "un plan macabro del Gobierno" y llama a "marchar con irreverencia"

CARACAS, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El líder del partido político opositor Voluntad Popular (VP), Leopoldo López, ha insistido este jueves en que la ola de violencia que se desató ayer en Caracas, que se saldó con tres muertos y 66 heridos, es parte del "plan macabro del Gobierno" venezolano y ha instado a sus seguidores a "marchar con irreverencia".

"Sin duda alguna, la violencia le conviene al Gobierno: es quien lo ha venido planteando, es quien ha ido fomentando grupos paramilitares en las ciudades, es quien ha provocado con represión y acciones fuera de lugar por parte de las fuerzas públicas", ha dicho en una entrevista concedida a la cadena NTN24.

López ha explicado que "la jornada fue totalmente pacífica". "De hecho, llegamos a la Fiscalía en Caracas, que es donde participé directamente, y no había ni guardias, ni policías, ni ningún cuerpo de seguridad, y se desarrolló la actividad con toda normalidad. Por tres horas estuvimos allí", ha relatado.

"Luego, de nosotros decidir retirarnos, sí hubo un enfrentamiento. Esa es violencia del Gobierno, tanto de sus grupos colectivos como de los cuerpos de la fuerza pública", ha subrayado, recordando que "fueron tres cadenas de televisión que mostraron los vídeos".

Con ello, López ha considerado que "se pone en evidencia que el Gobierno tenía un plan macabro que ejecutó en el día de ayer", aseverando que "la muerte de cualquier venezolano, de cualquier ser humano, llena de dolor" a la oposición.

"La oposición no es responsable del desastre en el que estamos y al Gobierno le conviene la violencia. Nosotros estamos muy claros, que si bien el terreno de la lucha que estamos planteando en este momento es la calle, nuestra estrategia es la no violenta", ha insistido.

López ha señalado que es así "por una convicción moral, pero también por una convicción estratégica". "Nosotros somos más fuertes, crecemos más, nos hacemos más grandes, más capaces de llegar a construir ese cambio social y político que estamos proponiendo si hacemos nuestras manifestaciones de manera pacífica", ha sostenido.

El líder opositor ha denunciado que el Gobierno "les está echando la culpa de todo". "Nosotros ahora somos responsables de todos los problemas que ocurren en el país, eso no es creíble para los venezolanos", ha estimado.

"Por tanto, no tenemos ninguna responsabilidad sobre lo que es el desastre en el que hoy estamos sumergidos. Lo que sí hemos hecho es señalar quién es el culpable, quién es el responsable. Lo que sí hemos planteado es que tenemos un Gobierno, unos poderes públicos, que están secuestrados por una élite que se beneficia, que le ha robado el dinero a los venezolanos", ha denunciado.

MÁS MOVILIZACIONES

En este contexto, López ha hecho un llamamiento a "marchar con irreverencia", restando importancia a la orden de detención dictada en su contra por su supuesta implicación en los hechos de violencia.

"Los señalamientos de encarcelarme no son nuevos, (el presidente venezolano Nicolás) Maduro ya lo ha dicho por lo menos 20 veces", ha recordado, indicando que el jefe de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, es un "irresponsable" por acusarle, de acuerdo con CNN.

JORNADA DE MARCHAS

Este miércoles, tanto la oposición como el oficialismo salieron a las calles para celebrar el Día de la Juventud, en medio de las críticas por la violenta represión de las manifestaciones estudiantiles por parte de las fuerzas de seguridad en los últimos días.

En Caracas, cientos de personas marcharon lideradas por el movimiento estudiantil y por destacados dirigentes opositores, como Henrique Capriles, Antonio Ledezma y Leopoldo López, para denunciar los abusos del Gobierno.

Al mismo tiempo, Maduro encabezó otra marcha en Caracas en la que ha denunciado el "rebrote en Venezuela una corriente nazi, fascista, que quiere llevar al país a la desestabilización".

Sin embargo, la jornada de marchas se ha saldado con enfrentamientos entre la ciudadanía venezolana y hombres armados, que según testigos aparecieron para disparar contra la multitud que se manifestaba.

Los sucesos violentos, que se han producido en varias ciudades del país, han acabado con tres personas fallecidas, 66 heridas y con la detención de 70 personas por parte de la Policía.