8 de septiembre de 2012

Venezuela.- Maduro dice que la CIDH viola sus fundamentos al opinar sobre la presunta matanza de yanomamis

CARACAS, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, ha denunciado este viernes que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) --un órgano de la Organización de los Estados Americanos (OEA)-- viola sus fundamentos al emitir opiniones sin dar tiempo a que se lleve a cabo una investigación sobre la presunta matanza de indígenas yanomamis.

"Ellos califican la supuesta masacre a los pueblos indígenas, están violando la propia Convención Interamericana de Derechos Humanos. No dan tiempo para investigar y califican de manera previa", ha dicho, según ha informado la agencia estatal venezolana de noticias, AVN.

Survival International, una organización que defiende los derechos de los pueblos indígenas, denunció la semana pasada que un grupo de mineros brasileños cruzaron la frontera y entraron en Alto Orinoco (en el estado de Amazonas) el pasado mes de julio y atacaron una aldea desde un helicóptero, acabando con la vida de decenas de yanomamis.

El jueves, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y la ministra para los Pueblos Indígenas, Nicia Maldonado, afirmaron que las autoridades han realizado una investigación en la zona del municipio de Alto Orinoco donde supuestamente fueron asesinados 80 indígenas y no han encontrado ninguna prueba que sugiera que realmente ocurrió.

Poco antes, la CIDH expresó su "profunda preocupación" ante las informaciones sobre la presunta matanza y pidió al Gobierno venezolano que realice una investigación "exhaustiva". La CIDH, que ha solicitado información al Gobierno de Venezuela y al de Brasil, recordó en un comunicado que "los Estados están obligados por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos a esclarecer judicialmente los graves actos de violencia denunciados, sancionar a los responsables y reparar las consecuencias".

También señaló que los gobiernos tienen el deber de "adoptar medidas efectivas dirigidas a proteger la vida y la integridad de los miembros del pueblo indígena yanomami frente a los ataques que sufren por parte de terceros interesados en los recursos naturales que existen en sus territorios ancestrales". En 1993, 16 yanomamis fueron masacrados por garimpeiros (mineros ilegales brasileños) en la región venezolana de Haximú.