27 de noviembre de 2007

Venezuela.- Mayor Oreja afirma que votar 'no' en el referéndum venezolano es la posición "más democrática y más fuerte"

Advierte de que lo que hacen los "socios exteriores" de Zapatero, como Chávez, "lo acabarán haciendo sus socios interiores"

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo y vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Jaime Mayor Oreja, afirmó hoy que votar 'no' en el próximo referéndum en Venezuela, con el que el presidente Hugo Chávez pretende reformar la Constitución y que se celebrará el próximo domingo, es la posición "más democrática y más fuerte", por lo que animó a toda la oposición a "estar unidos".

Durante una rueda de prensa en la sede de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), Mayor Oreja denunció que un régimen en el que se cierra RCTV (Radio Caracas Televisión), en el que "más de 5.000 horas resumen la trayectoria de Chávez en menos de un año", en el que se pretende que las Fuezas Armadas "sean rojas rojillas", es un régimen que "pretende coartar la libertad".

En cuanto al referéndum del domingo, 2 de diciembre, en el que Chávez pretende la aprobación de 69 artículos de la Carta Magna, Mayor Oreja señaló que "es una lástima" que no vaya a haber observadores internacionales vigilando el proceso electoral, aunque recordó que el Grupo Popular Europeo enviará una delegación pero sin carácter de observador internacional.

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo se refirió al Gobierno de Chávez como uno de los "socios exteriores" del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, afirmando que aquello que hacen éstos, también "lo acabarán haciendo sus socios interiores". Además, remarcó que es igual de "rechazable" tanto el régimen venezolano como el "movimiento nacionalista en España".

Así lo subrayó Mayor Oreja durante la rueda de prensa que ofreció con un grupo de opositores venezolanos, entre ellos un representante del partido Primero Justicia, Juan Manuel Hernández, quien alertó de la "cortina de hierro" que se está tejiendo en el país sudamericano con este intento de reforma constitucional porque se ha propuesto un cambio hacia un "Estado controlador, policial y comunista", pasando de una "economía mixta a una economía socialista y controladora".

Según aseguró, varios artículos que se pretenden modificar son "casi una copia" de la Constitución cubana, entre ellos el referido a la "eliminación" de la propiedad privada. Asimismo, Hernández insistió en sus denuncias contra la "reelección presidencial indefinida", el control sobre las administraciones territoriales, la creación del Poder Popular, "por el que el presidente asumiría las facultades de los tres poderes", la derogación de la ley de estados de excepción, todas ellas propuestas de reforma constitucional si gana el 'sí' el próximo domingo.

ESCALADA ARMAMENTÍSTICA

Además, destacó el "Estado armamentístico" al que está llevando Chávez a Venezuela, la mayoría armas de procedencia rusa, para defenderse, según la reforma constitucional, de los "enemigos externos e internos", y denunció la construcción de un "imperio del petróleo para financiar al eje del mal y el comunismo anacrónico" en la región, es decir, Bolivia, Ecuador, Cuba y Nicaragua. A su juicio, lo que se busca con la nueva Carta Magna es "más poder para el poder".

No obstante, el representante de Primero Justicia resaltó que "es la primera vez que Chávez no tiene la mayoría", ya que "todas las encuestas dicen que va a ganar el 'no'" y que el Gobierno lo sabe y por eso "manifiesta un evidente nerviosismo".

Pero la profesora de Derecho Constitucional de la Universidad Católica de Caracas Liliana Fasciani auguró que, en caso de que gane el 'no', "a Chávez le va a costar asimilarlo y acusará al Consejo Nacional Electoral de haberle traicionado". "No se va a conformar, no lo va a aceptar, va a insistir en su proyecto", advirtió.

Para Fasciani, esta reforma supone un "fraude constitucional" porque utiliza métodos para su modificación que no están contemplados en la propia Carta Magna, al tiempo que subrayó que "suprime y restringe muchos de los derechos fundamentales y pretende cambiar a un Estado socialista", lo cual supone una "grave incidencia en los principios fundamentales".

Por último, la presidenta del Centro de Estudiantes de la Universidad de Zulia, Milagros Paz, calificó al presidente venezolano como una "amenaza y un peligro para Latinoamérica", y denunció la "violación de los derechos fundamentales por parte de las fuerzas de seguridad" en la represión de las manifestaciones estudiantiles.