29 de abril de 2006

Venezuela/Perú.- Venezuela responderá a las "agresiones groseras", asegura su Ministerio de Exteriores

CARACAS, 29 Abr. (EP/AP) -

Venezuela responderá a todas las agresiones contra la nación y su Gobierno, afirmó hoy sábado el Ministerio de Asuntos Exteriores, que responsabilizó al candidato presidencial peruano Alan García del intercambio de insultos que ha mantenido con el presidente Hugo Chávez.

El Ministerio venezolano señaló que se reserva el "legítimo derecho de responder, de la manera que mejor considere, a las groseras agresiones contra nuestro país", y que no intervendrá en los asuntos internos de Perú.

Mientras García calificó como "sinvergüenza" a Chávez por criticar la firma de un tratado de libre comercio entre su país y Estados Unidos, el mandatario venezolano llamó "ladrón" y "truhán" a García, que se enfrentará al nacionalista Ollanta Humala en la segunda vuelta electoral.

El Ministerio de Asuntos Exteriores peruano protestó por las declaraciones de Chávez, que calificó de "una inaceptable y reiterada intromisión en un asunto de exclusiva competencia interna del Perú como es el de la elección de sus autoridades políticas", e informó el asunto a la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos.

Chávez, que apoya abiertamente a Humala, aseguró que romperá relaciones con Perú de resultar electo García. El intercambio de descalificaciones personales se desató cuando Chávez anunció la retirada de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones --que agrupa a su país junto a Perú, Colombia, Bolivia y Ecuador-- criticando la firma de tratados de libre comercio de Perú y Colombia con Estados Unidos.

El Ministerio de Exteriores venezolano señaló que Chávez es usado como figura de confrontación en las campañas electorales de "algunos de nuestros países hermanos, empeñados en arrastrar a nuestro país a sus conflictos internos", y aseguró que García es "quien más explícita y directamente ha vertido calificativos nada amables hacia el presidente Chávez".

Aseguró que el Gobierno defenderá "su propia dignidad" en caso de que Perú lleve el caso ante organismos internacionales como la Organización de estados Americanos.