21 de noviembre de 2007

Venezuela.- El PP advierte que las continuas descalificaciones a España prueban la pérdida de liderazgo en Iberoamérica

Moratinos insiste en que hay que "normalizar" las relaciones con Caracas para defender los intereses españoles en ese país

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El PP advirtió hoy de que las descalificaciones "continuas" del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, contra España prueban "la pérdida de peso político de España en el concierto internacional" y de su "liderazgo" como "referencia política" para Iberoamérica.

Así lo expuso en la sesión de control al Gobierno el senador del PP Dionisio García Carnero, quien condicionó el apoyo de su partido al Ejecutivo en la crisis abierta con Venezuela tras el enfrentamiento entre el Rey y Chávez a que el Ejecutivo dé muestras de "claridad" y "firmeza" ante las "reiteradas amenazas veladas" del mandatario iberoamericano.

Claridad para afirmar que Chávez es un "dictador" porque "desprecia la ley, reprime las libertades y avasalla los derechos" y firmeza para "no consentir que ni los bienes ni las vidas de los españoles sean atropellados en ninguna parte y para no consentir que nadie menosprecie ni se burle de las instituciones españolas". "Si usted hace eso va a contar con el apoyo del PP y se va a dar cuenta del grave error que ha cometido el Gobierno en estos años considerando que Chávez era su aliado y el PP su enemigo", añadió.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, respondió que, si bien la claridad y la firmeza son necesarias, ante todo debe primar la defensa de los intereses españoles en Venezuela, para lo que es preciso "normalizar" las relaciones con Venezuela, que es en lo que el Gobierno trabaja y para lo que debería contar con el acompañamiento de "todas las fuerzas políticas".

El senador 'popular' insistió en que el enfrentamiento de la Cumbre, más los ataques posteriores de Chávez a España, "no son sólo un incidente grave", sino "la consecuencia de una errática política del Gobierno español con el teniente coronel" que ha evidenciado que a España no se le tiene "respeto".

García Carnero recordó al ministro que esta pregunta supone la "décima" advertencia del PP al Gobierno sobre la "peligrosa deriva política que estaba llevando" el "personaje" de Chávez, que ya había dado muestras de su "desprecio hacia la ley y el derecho internacional", así como del "avasallamiento de los bienes y las libertades públicas y de la intimidación creciente" hacia la disidencia.

El senador 'popular' denunció que, ante esta deriva, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero se dedicó a "reírle las gracias". "Comenzaron con aquel vergonzante agasajo de la visita" de Chávez a España y después consintieron que "atropellasen los bienes e incluso las vidas de españoles" en Venezuela, "lo ocultaron primero, lo minimizaron después", señaló.

"No han hecho nada que pudiese molestar al teniente coronel", resumió y criticó asimismo la actitud del Gobierno de "paños calientes y esperar a ver si pasa el temporal" tras el episodio abierto en la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile.

MORATINOS RELEVADO POR DE LA VEGA

García Carnero aprovechó asimismo para afirmar que "todo el mundo" da por "relevado formalmente" al ministro de Exteriores porque, dijo, "quien dirige la política exterior es la vicepresidenta del Gobierno", en alusión a la reciente modificación del Consejo Ejecutivo de Política Exterior, que preside la 'número dos' del Gobierno.

Moratinos le contestó que dejara de preocuparse por su futuro porque no está en política "para permanecer", sino para "servir a los ciudadanos españoles" y representar a España. También consideró "extraño" que el PP se muestre "contrario" y "actúe" de forma "diferente" al ex presidente del Gobierno José María Aznar, quien agradeció a Zapatero la defensa que había hecho de su persona ante los insultos de Chávez.

El ministro manifestó irónicamente que tampoco comprende que los empresarios españoles y la comunidad hispano venezolana "defienda y aplauda la orientación que está llevando este gobierno en la defensa de sus intereses y que el PP siga insistiendo en buscar confrontación y tensión".