18 de noviembre de 2009

Venezuela.- El presidente de la cadena Globovisión denuncia que Chávez ha ordenado arrestarle "bajo cualquier pretexto"

CARACAS, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la cadena privada Globovisión, Guillermo Zuloaga, denunció este miércoles que el mandatario venezolano, Hugo Chávez, ha ordenado arrestarle "bajo cualquier pretexto", momentos en los que el canal opositor se enfrenta a al menos seis procedimientos judiciales que podrían terminar con la suspensión de sus emisiones.

"Nos hemos enterado que el presidente Chávez dio instrucciones de que me quiere preso bajo cualquier pretexto", aseguró Zuloaga en declaraciones a la prensa, al explicar que se enteró de esta decisión a través de "fuentes confiables".

Zuloaga tiene varias causas penales abiertas en su contra, una de ellas por "acaparamiento ilegal" y "usura" al tener almacenados de forma "irregular" unos 24 coches nuevos en una residencia, los cuales, según la Fiscalía, deberían haber sido expuestos para su venta en los concesionarios de su propiedad Toyosan y Toyoclub.

"Aun cuando en el expediente que tiene la Fiscalía está demostrado que no hay ningún delito, el presidente Chávez lo que tiene es miedo a la verdad", expresó el presidente de Globovisión, una de las cadenas más críticas con las políticas del Gobierno.

En los últimos meses, el mandatario venezolano ha exhortado a varios organismos del Estado a tomar medidas contra la cadena privada --con más de 10 años en el aire-- y ha asegurado que cerrará Globovisión "o me dejo de llamar Hugo Rafael Chávez Frías".

Zuloaga explicó que la Fiscalía procedió este martes, cuando estaba por vencer el plazo para la investigación en su contra, a realizar algunas gestiones "apresuradas para tratar de justificar lo injustificable en un expediente en el que claramente queda demostrado que no hay absolutamente ningún delito".

Desde que se interpuso la denuncia sobre los coches el pasado mes de mayo, Zuloaga se ha presentado en 18 ocasiones ante los tribunales. "Se utiliza nuestro sistema judicial para perseguir a aquellos inocentes que no están de acuerdo con el régimen" de Chávez, denunció.

Chávez tiene "miedo a que Venezuela esté enterada de los múltiples problemas que sufrimos los venezolanos todos los días y esos problemas no son otra cosa que la consecuencia del mal gobierno que hemos estado sufriendo estos últimos años", lamentó.

Pese a esta situación, Zuloaga ha garantizado que "Globovisión no va a dejar de cumplir con sus compromisos y razón de ser, que es la de mantener a Venezuela y a gran parte del mundo informando de la triste realidad que hoy vivimos en Venezuela".

ACCIONES CONTRA GLOBOVISIÓN

El director de Globovisión, Alberto Federico Ravell, tiene más de cinco causas penales en su contra. Por una de ellas se le acusa de "incitación al magnicidio" y, según denuncia la cadena en su portal, ha sido "objeto de persecución constante por la Policía Política del Estado".

En más de 10 ocasiones ha sido atacada la sede de la cadena opositora con granadas, bombas y armas de fuego, hechos en los cuales varios trabajadores han resultado heridos. Algunos promotores de estos incidentes son "funcionarios públicos y afectos al presidente Chávez" que se han movilizado "en vehículos oficiales".

Los trabajadores y directivos de Globovisión han sido víctimas "de más de 300 agresiones verbales" por parte de Chávez y de más de 250 "agresiones físicas por parte de funcionarios policiales, militares o por seguidores" del mandatario venezolano.

"Todas han sido denunciadas ante el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo, en ningún caso se ha obtenido respuesta", siendo la única excepción la denuncia contra la dirigente bolivariana Lina Ron que está siendo juzgada en libertad, indica en su web.

De esta manera, el canal opositor recordó que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) "determinó que el discurso violento del presidente (Chávez) y altos funcionarios contra Globovisión genera las agresiones físicas de las que son víctimas sus trabajadores".

En el último año el Tribunal Supremo de Justicia ha dictado cuatro decisiones contra la cadena. En un dictamen se incautaron varios equipos y se les quitó parte de las frecuencias radioeléctricas, además de imponer varias multas.