2 de octubre de 2006

Venezuela.- Rosales pide a los venezolanos elegir en las urnas entre la democracia o el "comunismo" de Chávez

CARACAS, 2 Oct. (De la enviada especial de EUROPA PRESS a Venezuela, Cristina Sánchez) -

El candidato presidencial de Unidad Nacional, Manuel Rosales, postulante que cuenta con el mayor número de apoyos entre la oposición para enfrentarse con el presidente Hugo Chávez en las próximas presidenciales, advirtió a los venezolanos de que el 3 de diciembre deberán elegir entre el sistema de gobierno actual, que se a su juicio se dirige "hacia el comunismo, el totalitarismo que existe en países como Cuba" y la opción "democrática y libre" que representa su candidatura.

Durante una rueda de prensa celebrada en Caracas, el líder opositor aseguró no estar preocupado por las encuestas y señaló que, a su entender, "quien debe estar preocupado" es Chávez, quien "ya tocó techo" en intención de voto, según algunos sondeos que incluso llegan a pronosticar una reelección presidencial respaldada por el 80% de los electores. En este sentido recordó el caso del presidente Luis Ignacio 'Lula' da Silva, quien deberá ir a segunda vuelta a pesar de los favorables pronósticos.

Rosales criticó el programa de seguridad del Gobierno venezolano por considerarlo "una comiquita" y cuestionó el supuesto intento de asesinato que, según el propio presidente Chávez, fue preparado en su contra por Estados Unidos en colaboración con dos policías de Zulia, quienes hace unos meses iban a pegarle un tiro en este estado venezolano, anteriormente gobernado por Rosales, según denunció el mandatario.

Asimismo, abogó por el mantenimiento de la educación privada en el país y criticó el plan de educación puesto en marcha por el actual Gobierno por considerar que la educación católica "debe ser respetada, como la del resto de los credos". Incluso anunció que, de llegar a ser presidente de Venezuela, respaldaría con ayudas estatales a las escuelas católicas.

No obstante, señaló que su eventual Administración "mantendría y mejoraría" programas sociales como los de las misiones de alfabetización para adultos o de ayuda a los más pobres. Continuaría también con el programa de becas, alimentación al alumnado pobre, mejora de las instalaciones y distribución gratuita del material escolar que desarrollan las llamadas escuelas e institutos "bolivarianos".

Sin embargo, puntualizó que todo esto se hará pero "suprimiendo el contenido ideológico" que busca imprimir a la educación la Administración de Chávez y dando carácter de "inmediatez" a las reformas educativas que actualmente se vienen desarrollando en el país.

"Habrá universidad bolivariana, pero autónoma y libre, que cuente con el respaldo del Gobierno nacional y en la que no se enseñe que (Fidel) Castro es un dios, ni se estudie a Lenin ni a Marx (...) que no enseñen a nuestros hijos ideología a través de la educación", acotó.

Para el candidato de Unidad Nacional, también la seguridad jurídica y la ciudadana son puntos importantes con los que trabajaría a fondo su gobierno, ya que a su juicio los capitales extranjeros "no confían" en el actual Gobierno, que "va hacia el populismo, a acabar con la libertad" y a su entender "tiene tendencia" a acabar con las empresas y los Medios de Comunicación.