21 de noviembre de 2007

Venezuela.- La SIP denuncia el deterioro de la libertad de expresión en Venezuela y empresa su temor por que se acentúe

CARACASM, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

La misión de la Sociedad Interamericana de Prensa, que se encuentran visitando Venezuela, señaló hoy que ha confirmado la situación de deterioro de la libertad de expresión en Venezuela y expresaron su preocupación ante la posibilidad de que se acentúe con la reforma constitucional.

El presidente del Comité de Libertad de Expresión de la SIP, Gonzalo Marroquín, indicó que la libertad de expresión en Venezuela continúa en deterioro. "Nos preocupa que esto pueda reafirmarse y confirmarse después del próximo diciembre con la reforma constitucional", declaró, citado por el diario venezolano 'El Nacional'.

Mallorquín calificó la reforma del artículo 337 de la Carta Magna como uno de los cambios que pueden poner más en peligro la libertad de expresión pues contiene los estados de excepción y contempla que se puede eliminar el derecho a la información. "Esto lo consideramos un retraso en la Constitución ya que anteriormente se contemplaba que aún en los estados de excepción no se podía limitar la libertad de expresión, no sólo de los periodistas, sino también de todos los venezolanos", aseguró.

La SIP recalcó además que tuvieron conocimiento de los testimonios de los dueños de los medios de comunicación acerca de lo limitado del acceso a las informaciones oficiales, y destacó que no pudieron reunirse con representantes del Gobierno. "Hemos oído de los representantes de medios (sobre) las dificultades que tienen para el acceso a la información oficial", agregó la organización.

CONCESIONES A CADENAS DE TELEVISIÓN

La misión también manifestó que "representantes de Periodistas por la Verdad nos explicaban que esas limitaciones obedecían a que el Gobierno consideraba que esos periodistas a laso que se le limitaba esa información eran periodistas de la oposición". Asimismo, calificaron el caso del retiro de la concesión para transmitir en señal abierta a la televisora RCTV como una retaliación por parte del Gobierno contra los medios de comunicación.

"Seguimos creyendo que lo de RCTV ha sido un castigo por su línea editorial, creemos que existe una concentración de medios financiados o propiciados por el Gobierno que pueden ser peligrosas para la democracia", enfatizó Marroquín. "Nos preocupa lo que tiene que ver con la propiedad privada, porque con las acciones que se han visto en el pasado con el cierre de RCTV y la toma de las instalaciones del canal para otro uso queda una espada de Damocles sobre todas las empresas periodísticas de Venezuela", añadió.

Mallorquín aclaró que la SIP no está irrumpiendo en el ámbito político nacional. "Participamos e intervenimos en cada uno de los países en los que hay señalamientos a la libertad de expresión sin importar las ideologías o los cortes del Gobierno". "Sentimos que debemos ser solidarios con la prensa independiente de Venezuela y los instamos para que mantengan con alto grado de profesionalismo la pluralidad, que se abran a la información y que sepan que a través de esa pluralidad es como mejor se puede garantizar el derecho al pueblo de estar informado", indicó el portavoz.

Por último, los representantes de la SIP enfatizaron que solamente en Cuba se les han cerrados las puertas y destacó que hasta en las dictaduras más duras del continente pudieron realizar sus asambleas y formular sus objeciones. "Incluso en la época de las dictaduras en Chile en la época de Pinochet y en Argentina en las épocas más duras de las dictaduras del general Videla tuvimos cabida", sentenció Marroquín.