20 de octubre de 2007

Venezuela.- Varias ONGs denuncian que Chávez podría querer extrangular económicamente a las organizaciones pro DDHH

CARACAS, 20 Oct. (EP/AP) -

Organizaciones no gubernamentales de Venezuela advirtieron advirtieron hoy de que la propuesta del presidente, Hugo Chávez, de prohibir la financiación extranjera de las "asociaciones políticas" del país, como parte de una reforma constitucional, podría estar dirigida a estrangular económicamente a los grupos pro democracia y de los Derechos Humanos.

Los directivos de las ONGs expusieron sus temores de que los funcionarios públicos, que a menudo suelen tildar a los miembros de las organizaciones no gubernamentales de "golpistas, conspiradores e imperialistas", pueden tener como blanco a los grupos defensores de los Derechos Humanos si la prohibición propuesta es aprobada por la Asamblea Nacional de Venezuela, dominada por el oficialismo.

COMENTARIOS DE LAS ORGANIZACIONES

"Tenemos que pensar que ese artículo podría tener la intención de cerrar la posibilidad de que las ONGs de Derechos Humanos tengan acceso al financiamiento internacional", manifestó Liliana Ortega, presidente de Cofavic, una de las organizaciones de derechos humanos más respetadas del país. Ortega añadió que si son etiquetados como "políticos", grupos como el suyo podrían perder mucha, o toda sus fuentes de financiamiento.

Ortega y los jefes de otros cuatro grupos también criticaron otra cláusula que le otorga al mandatario la potestad de suspender temporalmente los derechos al debido proceso y a la información en los estados de excepción. Los activistas criticaron la propuesta de la reforma, pero no pidieron a los ciudadanos que voten en contra de los cambios en el referéndum del 2 de diciembre.

Ortega destacó que toda la financiación de Cofavic proviene de grupos y Gobiernos foráneos, incluyendo de la Unión Europea, Alemania y España. Más del "90% del dinero total de las organizaciones de Derechos Humanos" viene de la cooperación internacional", anotó.

Algunos ejecutivos de los medios de comunicación y líderes de la Iglesia Católica también mostraron preocupación. Las autoridades eclesiásticas declararon, también hoy, en un comunicado, que las reformas "violan los derechos fundamentales del sistema democrático y de la persona".

Por su parte, la organización Reporteros Sin Fronteras urgió a la Asamblea Nacional a reconsiderar las propuestas de cambio y argumentaron que podrían violar la libertad de prensa y el derecho a la información. Chávez explicó que las reformas, que podrían eliminar el límite del período presidencial, están dirigidas a acelerar la transición de Venezuela al socialismo y a una completa democracia.

RESPUESTA DEL GOBIERNO

El diputado José Albornoz, del partido oficialista Patria Para Todos, declaró que las ONGs no debe temer al artículo de la reforma si se dedican exclusivamente a la defensa de los Derechos Humanos, pero sí tendría un efecto en Súmate, un grupo pro democracia financiado por Estados Unidos que ayudó a organizar el referéndum revocatorio de 2004, que Chávez derrotó.

"Los que se encargan de los Derechos Humanos no tienen porque sentirse aludidos", dijo Albornoz. "Depende mucho de la actividad que tú realices. Si te encargas de recoger firmas para revocar al presidente, es una actividad política", agregó.

"Desafortunadamente el Gobierno de Venezuela ha dado un número de pasos que han erosionado los fundamentos de la democracia en el país", comentó el portavoz de la Embajada estadounidense en Caracas, Robin Holzhauer, en una conversación telefónica. La portavoz expresó que cualquier ley que "restringe a una organización humanitaria independiente en sus esfuerzos para promover los Derechos Humanos y civiles (...) le concierne a cualquiera y a todos a quienes creemos en los derechos fundamentales y la libertad de expresión, la libertad de asociación y la libertad de prensa".