15 de noviembre de 2006

Venezuela.-Venezuela dice que Chávez no se involucra en la política de otros países pero que debe responder a agravios

El vicepresidente considera que las elecciones en EEUU fueron "más una derrota de Bush" y afirma que quieren normalizar las relaciones

CARACAS, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel, aseguró hoy que ni el proceso bolivariano ni el mandatario, Hugo Chávez, se involucran en la situación interna de otros países, aunque afirmó que tampoco pueden "dejar de responder a agravios".

En la isla de Margarita, Rangel insistió en que Venezuela lo que exige es "respeto" en las relaciones internacionales, y agregó que ni las derrotas ni las victorias registradas en las elecciones recientes en distintos países de América Latina son obra de Chávez, sino de los pueblos, según informa el diario local 'El Nacional'.

El vicepresidente destacó que a lo largo de la Administración Bush, todas las semanas "surge un portavoz atacando a Venezuela", ante lo cual, según consideró, su país "no puede callar". Sin embargo, "como los medios de comunicación están en contra nuestra, nosotros que somos los agredidos, aparecemos como agresores", denunció.

Así, citó como ejemplo que Chávez "no puede quedarse callado" cuando su homólogo de Perú, Alan García, lo ataca "alevosamente". "Pero entonces la respuesta de Chávez es magnificada y tomada como una ofensa al Perú", explicó, al tiempo que nombró las recientes reacciones de Ecuador y la constante respuesta de Estados Unidos ante los supuestos ataques venezolanos.

Por otro lado, el vicepresidente se refirió a las recientes declaraciones del secretario de Estado norteamericano para Asuntos Hemisféricos de Estados Unidos, Thomas Shannon, quien manifestó su interés por mejorar los vínculos con Venezuela.

NORMALIZAR LAS RELACIONES

Según Rangel, "Shannon prácticamente dice que es consciente de que Chávez ganará las elecciones del 3 de diciembre y que de producirse ese hecho quisiera avanzar en la normalización de las relaciones". "Si esa es la primera reacción ante lo que ocurrió durante las elecciones parlamentarias, nos parece excelente. Nosotros no queremos tener malas relaciones con Estados Unidos, queremos normalizar las relaciones", recalcó.

En este sentido, especificó que las relaciones bilaterales son "excelentes" en materia de lucha contra el narcotráfico y el terrorismo y en cuanto al suministro de petróleo, mientras que la diferencia entre los dos países es "política", aunque consideró que Estados Unidos "tiene muchas diferencias políticas con muchos países del mundo, de Europa, de Asia, de la propia América Latina". "Lo que ocurre es que en la política imperial de (George W.) Bush está la obsesión de derrocar a Chávez a como dé lugar", opinó.

Respecto a la posibilidad de cambios en las relaciones bilaterales tras la victoria demócrata en las elecciones legislativas estadounidenses, Rangel respondió que quiere ser "optimista", ya que considera que "más que una victoria demócrata es una derrota de la política de Bush". Además, recordó que si bien las relaciones bajo la presidencia de Bill Clinton no eran buenas, sí eran "civilizadas y existía un mensaje distinto".