17 de noviembre de 2007

Venezuela.- Zapatero dice que "patriotismo" es que los líderes políticos se defiendan mutuamente "fuera de España"

Afirma que los casos de Venezuela y Chad muestran que la política exterior no debe "buscar superioridad ni alentar confrontación"

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo hoy que del reciente incidente con Venezuela todos los líderes políticos deberían extraer la lección de que es conveniente limitar la contienda política a los debates que tengan lugar en España y defenderse mutuamente en los viajes al extranjero.

"Todo el mundo debería extraer como lección, todos, no señalo a nadie, que es conveniente que los españoles, los líderes políticos, podamos debatir y discutir con toda la pasión dentro de España, y es muy conveniente que los españoles, fuera de España, nos defendamos unos a otros. Esa es una de las buenas maneras de patriotismo", manifestó durante su intervención en el Comité Federal del PSOE como secretario general del partido.

Zapatero insistió en calificar como "el colmo del absurdo" las críticas vertidas contra él por el PP cuando defendió al ex presidente popular José María Aznar del presidente venezolano Hugo Chávez, que lo llamó "fascista" en la Cumbre Iberoamericana celebrada la semana pasada en Santiago de Chile.

Ante el Comité Federal de su partido, Zapatero defendió los principios de su política exterior y para ello recurrió a los recientes incidentes con Venezuela y Chad, donde siete tripulantes de aviación españoles permanecieron detenidos acusados de complicidad en un presunto caso de tráfico de niños. No mencionó, sin embargo, el tercer asuntos espinoso de política exterior surgido en las últimas semanas, las protestas de Marruecos por la visita de los Reyes de España a Ceuta y Melilla, que ha motivado la llamada a consultas del embajador del reino alauí en Madrid.

Zapatero dijo que su Gobierno mostró "respeto" a Chad y a su sistema judicial en el caso de los tripulantes, a pesar de las críticas, que tachó de "lacerantes", recibidas por el hecho de que las primeras liberadas llegaran a España con el presidente francés Nicolas Sarzoky. "Si mostramos respeto a todos los países en nuestra forma de relacionarnos con el mundo tenemos toda la autoridad para exigirlo, como hemos hecho recientemente en la cumbre iberoamericana", destacó el jefe del Ejecutivo.

"Trabajamos con respeto y con diálogo, y con firmeza cuando sea necesaria, pero nunca con exageración y nunca para buscar ninguna superioridad ni alentar ninguna confrontación", añadió.

En una velada alusión a la petición del PP de que se llame a consultas al embajador español en Venezuela como forma de protesta, el dirigente socialista pidió "a los que reclaman, como casi siempre, respuestas de otra naturaleza, que piensen en los intereses de nuestro país" y dijo que el Gobierno está trabajando "por recuperar el clima y la relación de confianza".

GRANDEZA Y NO FORTALEZA

En el caso de Chad, Zapatero dijo que el Gobierno demostró respeto por la justicia chadiana y al mismo tiempo pensó en los 103 niños, cuya educación financiará España. "Una lección que deberíamos aprender todos es que lo que nos hace ser respetados como país en el mundo no es la exhibición de determinada fortaleza, sino la exhibición de la grandeza que podemos tener como país", agregó.

En su intervención ante el Comité Federal, Zapatero recordó también que entre los principios de la política exterior española esta legislatura han estado la defensa de la ONU, el multilateralismo y la legalidad internacional, la Alianza de Civilizaciones, el aumento de la cooperación al desarrollo