12 de mayo de 2006

C. Viena.- Zapatero y Morales confirman en Viena la vía del diálogo sobre la nacionalización de los hidrocarburos

Moratinos pidió a Morales que la negociación sobre hidrocarburos fuera bilateral y discreta, y que nombrara un enlace

VIENA, 12 May. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Carolina Jiménez) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente boliviano, Evo Morales, mantuvieron hoy en Viena una reunión de tres cuartos de hora en la que confirmaron la voluntad de ambos de que el decreto de nacionalización de los hidrocarburos, que afecta a la empresa española Repsol, se aplique por la vía del diálogo, según informaron fuentes del Palacio de la Moncloa.

La reunión entre ambos, que no estaba prevista oficialmente, se produjo tras un intercambio de cartas entre el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, y el propio Morales, sobre la nacionalización. Moratinos envió una carta a Morales el pasado 8 de mayo, y la delegación boliviana respondió hoy aceptando la petición española de que las negociaciones sean bilaterales, es decir, entre La Paz y las empresas, con "acompañamiento del Gobierno español", así como la solicitud de Moratinos de que se nombren dos personas, una en La Paz y otra en Madrid, que hagan de "enlace permanente".

Fuentes gubernamentales españolas destacaron que, aceptando el principio de bilateralidad, Bolivia se compromete a no adoptar decisiones unilaterales que puedan afectar a Repsol.

En la carta enviada hace cuatro días, el jefe de la Diplomacia española expresaba "respeto" por "todas aquellas decisiones políticas adoptadas por Gobiernos soberanos y democráticamente elegidos", y su esperanza de que el plazo de negociación de 180 días permita "establecer un marco regulador compatible con los intereses de las empresas", para que puedan seguir en Bolivia y contribuir al desarrollo del país, generando riqueza y empleo".

Además, pide que la negociación de un "marco jurídico adecuado" se base en negociaciones bilaterales y añade que "el Gobierno de España está dispuesto a acompañar este proceso que tendrá como objetivo que las empresas españolas se conviertan en socios del Estado boliviano". "Nuestras empresas deberán estar en condiciones de aceptar la puesta en marcha auditorías que reflejen de forma fehaciente el estado de sus actividades objeto de su presencia en Bolivia", añade.

"DISCRECIÓN" NEGOCIADORA

Asimismo, el ministro pide a Morales "discreción" en la negociación, porque "será objeto de seguimiento detallado por parte de los medios de comunicación", cosa que "es muy importante para la propia imagen de Bolivia". Las negociaciones, por lo tanto, deberán llevarse a cabo evitando declaraciones públicas que puedan ser utilizadas contra los intereses de las partes. En tercer lugar, Moratinos destaca la importancia de la seguridad jurídica y considera "muy relevantes las garantías dadas por su Gobierno para el establecimiento de un marco legislativo que garantice la seguridad jurídica de las inversiones extranjeras.

Por último, insiste en la "gran importancia" que el Gobierno español da a tener unas "relaciones bilaterales sólidas y fructíferas en Bolivia" y su voluntad de contribuir a reforzar la cooperación bilateral en asuntos como educación y relaciones económicas y comerciales.

El Gobierno boliviano respondió a la carta hoy, con otra que fue entregada a Moratinos para que éste se la diera a Zapatero. El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda destacó que la carta es "absolutamente explícita" y "suficientemente expresiva como para volver a tomar la negociación como el mejor vehículo para la resolución de los conflictos, para comprender las exigencias y los planteamientos, llegado el caso de Bolivia, pero también para hacer entender a Bolivia los planteamientos defendidos por el Gobierno español". Expresó, por ello, "confianza en el diálogo y la cooperación frente a la confrontación".

En la carta se añadió, tras las declaraciones realizadas ayer por Morales respecto a los compromisos de ayuda del Gobierno español y el que no se hayan cumplido aún, un párrafo respecto a estas declaraciones y al papel de los medios: "En cuanto al manejo de la información en los medios de comunicación, coincidimos en que hay que tener un manejo adecuado que permita avanzar hacia los resultados esperados", dice.

Moraleda confirmó que el Gobierno español ya manejaba anoche un "borrador" de esta carta, aunque la definitiva no se entregó hasta esta mañana. La prensa argentina relataba hoy que durante la cena de gala a la que asistieron anoche los jefes de Estado y Gobierno y los ministros de Exteriores, el jefe de la Diplomacia boliviana, David Choquehuanca, se acercó a Moratinos y le entregó "un papel". El Gobierno no ha precisado si hizo alguna gestión informal para que se incluyera en la carta la cuestión de las declaraciones de Morales.

Sobre las negociaciones petroleras, la carta expresa el "sincero reconocimiento" por el "respeto que el Gobierno de España otorga a aquellas decisiones políticas adoptadas por Gobiernos soberanos y democráticamente elegidos" y dice que, como España, Bolivia quiere que el plazo de 180 días dado a las empresas para renegociar los contratos sirva para que exista "una verdadera y duradera seguridad jurídica para las empresas".

Además, Morales afirma estar "totalmente de acuerdo" con el Gobierno español en que la negociación debe tener un "carácter bilateral entre las empresas extranjeras y el Estado boliviano" y añade que en ese marco ve como algo "muy positivo el acompañamiento del Gobierno de España". Para un "fluido relacionamiento", prosigue, el Gobierno boliviano dará a conocer "próximamente" la persona de contacto por parte boliviana para estas negociaciones.

Por ultimo, el presidente expresa su "profundo reconocimiento y agradecimiento por la valiosa, importante y creciente cooperación" del Gobierno español a Bolivia y por su "voluntad" de profundizar las relaciones "amistosas de cooperación" y su disposición para reforzar la relación de Bolivia con la UE.