24 de agosto de 2015

Los votos del 'massismo' catapultarían a Macri a la Presidencia argentina

BUENOS AIRES, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El líder opositor Mauricio Macri podría llegar a la Presidencia argentina impulsado por los votos del también disidente Sergio Massa en una hipotética segunda vuelta con el candidato oficialista, Daniel Scioli, según una encuesta encargada por el 'kirchnerismo'.

   Tras las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) celebradas el 9 de agosto para designar al aspirante de cada partido político a ocupar la Casa Rosada, el 'kirchnerismo' encargó una medición para detectar la verdadera tendencia del voto, según 'Perfil'.

   La razón era el nerviosismo en las filas del gobernante Frente la Victoria (FpV) por la escasa distancia --ocho puntos-- respecto a la alianza Cambiemos de Macri y la pujanza de Unidos por una Nueva Alternativa (UNA) de Massa.

   En las PASO, el oficialismo sumó el 38,4 por ciento de los votos (8.424.749), seguido de Cambiemos, con el 30,07 (6.595.914), y de UNA, con el 20,63 por ciento (4.525.497), revelándose así como los únicos con opciones reales de llegar al poder.

   La encuesta encargada por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner plantea dos preguntas concretas: "¿A quién votó en las primarias?" y "¿A quién votaría en un eventual balotaje entre Daniel Scioli y Mauricio Macri?".

   Las conclusiones revelan que el 50 por ciento de los votos conseguidos por Massa se sumaría a la cosecha particular de Macri, mientras que el 36 por ciento beneficiaría a Scioli y el 14 por ciento restante aún no se ha decantado.

   En números, estos resultados significan que la ventaja de Scioli sobre Macri se reduciría a 1.195.264 de votos frente a los 2,5 millones de argentinos que o aún no saben a quién apoyarán u optan por otros partidos políticos, lo que deja un resultado abierto.

   En contra de Scioli no juegan solo los sondeos, sino el creciente descontento de Fernández de Kirchner con su candidatura. A pesar de haberla respaldado firmemente en un principio, la presidenta ha reculado y apuesta por el aspirante a vicepresidente, Carlos Zannini.

   Los argentinos acudirán el próximo 25 de octubre a las urnas en las primeras elecciones que el 'kirchnerismo' celebra sin presentar a un candidato de la familia, lo que supondrá en todo caso un cambio de era político.