17 de agosto de 2012

Wikileaks.- Las Madres de la Plaza de Mayo instan a la región a respaldar sin fisuras al Gobierno ecuatoriano

BUENOS AIRES, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Fundación Madres de la Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, ha instado a los países de la región a respaldar sin fisuras la decisión del Gobierno de Ecuador de conceder asilo diplomático al fundador de Wikileaks, Julian Assange.

"Hay que darle una mano a (el presidente ecuatoriano, Rafael) Correa, que siempre está en lo justo, porque Ecuador puede asilar a quien quiera. Hay que resistir", ha dicho De Bonafini, en una entrevista concedida a la agencia de noticias Télam.

Además, ha hecho un llamamiento a repudiar la amenaza de Reino Unido de asaltar la Embajada de Ecuador en Londres para detener a Assange. "Me parece de terror, porque si ya no respetan la soberanía de las embajadas, imagina las cosas que pueden pasar", ha advertido.

La activista también ha denunciado que, al igual que con las islas Malvinas, cuya soberanía reclaman Argentina y Reino Unido, con el caso Wikileaks las autoridades británicas "están intentando demostrar que pueden mandar sobre todos".

"Como siempre, quieren demostrar que son tan poderosos que hasta mandan en nuestros países, lo hicieron con las Malvinas y ahora lo están haciendo con Correa. Se meten en nuestras islas y les parece normal, pero no respetan la soberanía de nuestras embajadas. Cada vez son más imperialistas", ha lamentado.

En consecuencia, De Bonafini ha advertido de que los británicos "son peligrosos" y ha considerado que "hay que tener cuidado con ellos". "Siempre amenazan, para mí Reino Unido es la camorra de la mafia, son la camorra de nuestros países", ha sostenido.

La líder de las Madres de la Plaza de Mayo ha atribuido la actitud de Reino Unido a que "le molesta bastante que tengamos la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que estemos tan juntos para todo y que a ellos les vaya tan mal para todo".

CASO WIKILEAKS

La diplomacia latinoamericana se ha puesto en marcha este jueves, después de que el Gobierno ecuatoriano revelara que Reino Unido ha amenazado con asaltar su Embajada en Londres para detener a Assange y extraditarle a Suecia, donde se le investiga por varios delitos sexuales.

La situación se ha agravado horas después, cuando el Gobierno ecuatoriano ha concedido asilo diplomático al fundador de Wikileaks, que lleva desde el pasado 19 de junio en la Embajada a la espera de que las autoridades del país andino le den una respuesta.

Ello ha suscitado las críticas de Reino Unido, que ha negado el salvoconducto a Assange para permitir que viaje a Ecuador, insistiendo en que tiene la "obligación legal" de extraditar al fundador de Wikileaks a Suecia.

Assange solicitó asilo político argumentando que se encuentra en un "estado de indefensión" ante la posibilidad de que, una vez en Suecia, sea extraditado a Estados Unidos, sin que Australia, su país de origen, lo impida.

El fundador de Wikileaks asegura que es víctima de una "persecución política" por parte de Estados Unidos por revelar cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Estado sobre las guerras en Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.