12 de marzo de 2012

Relator de la ONU denuncia trato "cruel e inhumano" al acusado de filtrar cables a Wikileaks

LONDRES, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El relator especial de Naciones Unidas contra la tortura, Juan Méndez, ha denunciado el trato "cruel e inhumano" que el Ejército estadounidense ha brindado al soldado Bradley Manning al mantenerle casi un año internado en solitario en una celda de una base militar bajo la acusación del ser el responsable de la filtración de los cables diplomáticos y militares publicados por el portal Wikileaks.

La denuncia del maltrato sufrido por el militar es una de las principales conclusiones de la investigación que durante catorce meses ha realizado Méndez sobre las condiciones en que Manning ha estado detenido desde mayo de 2010, a la espera de la celebración de su juicio ante un consejo de guerra.

En su informe, según ha informado el diario británico 'The Guardian', Méndez ha subrayado que Manning ha sufrido un trato "cruel e inhumano" durante el periodo de once meses que permaneció recluido durante 23 horas al día en solitario, en unas condiciones que podrían ser consideradas como tortura.

"El relator especial concluye que imponer condiciones de detención gravemente punitivas a alguien que todavía no ha sido declarado culpable de ningún delito es una violación de su derecho a la integridad física y psicológica, así como de su presunción de inocencia", ha afirmado Méndez en su informe.

Las conclusiones sobre el trato inhumano y cruel recibido por Manning están incluidas en una adenda del informe presentado a la Asamblea General de Naciones Unidas por su relator especial sobre la situación actual de la defensa y la protección de los Derechos Humanos.

Manning, de 24 años de edad, fue detenido el 29 de mayo de 2010 cuando se encontraba desplegado en la Base Operativa Avanzada Hammer, a las afueras de Bagdad (Irak), en la que estaba trabajando como analista de Inteligencia. Está acusado de 22 cargos, entre los que se incluye ayudar al enemigo, por la difusión masiva de cables secretos al portal Wikileaks.

Méndez, cuya oficina está encargada de investigar incidentes relacionados con torturas en todo el mundo, ha subrayado, en declaraciones a 'The Guardian' que el confinamiento en solitario de Manning durante once meses "constituye, como mínimo, un trato cruel, inhumano y degradante, que viola el artículo 16 de la convención especial contra la tortura. "Si los efectos relacionados con el dolor y el sufrimiento infligido a Manning fueran más graves, podrían constituir tortura", ha afirmado el relator especial de la ONU.

Tras su detención en Irak, Manning fue retenido durante tres meses en la base Camp Arifjan en Kuwait, antes de ser trasladado en julio de 2010 a la base del Cuerpo de Marines en Quantico (Virginia), en la que estuvo confinado durante ocho meses 23 horas al día en solitario y sometido a prácticas como hacerle correr desnudo por la noche por el patio.