23 de agosto de 2019

Zambia.- La contaminación por plomo en Zambia afecta negativamente a la salud de los niños, según HRW

La ONG alerta en un informe sobre los peligros para la salud infantil cerca de una antigua mina en Kabwe

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

La contaminación por plomo cerca de una antigua mina en Kabwe, Zambia, supone graves peligros para la salud infantil, según un informe de Human Rights Watch (HRW) que, además, insta al Gobierno a eliminar los residuos y ofrecer los tratamientos adecuados a los afectados.

El informe examina los efectos de la contaminación en Kabwe sobre los derechos de los niños a sanidad, ambiente sano, educación y juego. Aunque hace 25 años que la mina cesó su actividad, los residuos no han sido eliminados y sigue habiendo minería a pequeña escala de forma ilegal, provocando riesgos para la salud mucho después de que la mina dejara de generar ingresos.

El Gobierno ha realizado varios esfuerzos para descontaminar la zona, que no han sido suficientes. Unas 76.000 personas residen en la zona contaminada y, según un estudio de 2018, el 95 por ciento de los niños tienen niveles de plomo en sangre elevados y alrededor de la mitad necesitan atención médica.

"Los beneficios de la mina de Kabwe han tenido un coste muy alto para generaciones de niños que han crecido rodeados de plomo en las localidades vecinas", ha considerado la autora del informe de HRW, Joanna Naples-Mitchell.

Los niños son especialmente vulnerables a la exposición al plomo ya que suelen jugar en el suelo y podrían ingerir polvo con partículas de metal accidentalmente, además de que absorben la sustancia unas cuatro veces más rápido que los adultos y sus órganos no están totalmente desarrollados, pudiendo producirse malformaciones y enfermedades durante su crecimiento e incluso la muerte.

LA INVESTIGACIÓN DE HRW

HRW ha entrevistado a más de 100 residentes de la zona cercana a la mina de plomo y zinc, incluyendo a los padres de 60 niños cuyos niveles de plomo en sangre son elevados, según el estudio realizado tras la última operación del Gobierno para descontaminar el área.

La organización ha descubierto que los centros de salud y hospitales en Kabwe no cuentan con el material necesario para la terapia de quelación, proceso médico para eliminar metales pesados del organismo, ni con kits de detección del plomo, ni tan siquiera una base de datos para registrar las muertes e ingresos hospitalarios causados por el plomo.

La ONG ha intentado hacer partícipe al Gobierno del diálogo durante la investigación e invitó al Ejecutivo a participar en la rueda de prensa para presentar el informe. El 12 de agosto, la secretaria permanente del Ministerio de Minas envió a HRW una carta prohibiendo que desvelasen el informe durante un evento en Lusaka y describiendo el documento como "un intento de desacreditar al Gobierno".

"La amenaza real para la credibilidad el Gobierno es su esfuerzo injustificable por suprimir nuestros descubrimientos", ha declarado Naples-Mitchell. "En lugar de atacar a sus críticos, el Gobierno de Zambia debería articular un plan para cumplir con sus responsabilidades en Kabwe", ha añadido.

INTENTOS PREVIOS

Entre 2003 y 2011, el Banco Mundial subvencionó un proyecto gubernamental que pretendía eliminar la contaminación por plomo en las localidades afectadas y proporcionar diagnóstico y tratamiento a los niños. Pero hay medidas como retirar los escombros de la mina, o sellar el perímetro, que han resultado efectivas en otras comunidades contaminadas por el mundo, y en Kabwe no se han aplicado. La falta de este tipo de soluciones hace que el viento siga llevando partículas de metal por el aire, aumentando los riesgos para la salud, ha denunciado HRW.

En diciembre de 2016 el Banco Mundial financió otro proyecto para remediar el problema de la contaminación y, según informó a HRW, comenzarán a aplicar la parte médica del plan en 2019. En una carta, el Gobierno expresó en julio que no cuentan con suficientes recursos para tratar a todos los afectados.

El informe de HRW insta al Gobierno a que, adicionalmente a la descontaminación y tratamiento médico, lleve a cabo una investigación para determinar las discapacidades que puede generar la exposición al plomo y su injerencia en la población de Kabwe, dada la alta probabilidad de que los niños de la zona las padezcan por la alta exposición al metal. También pide al Gobierno que, si la minería a pequeña escala ha de seguir produciéndose, al menos la mantengan regulada y vigilada para evitar más contaminación.