Zapatero dice que defender una solución pacífica en Venezuela "no es compatible con sanciones"

Acusa de hipocresía a quienes "se rasgan las vestiduras con el éxodo" sin ofrecer medidas de acogida

Zapatero dice que defender una solución pacífica en Venezuela "no es compatible con sanciones"
26 de octubre de 2018 MARTA FERNÁNDEZ JARA - EUROPA PRESS

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha subrayado este viernes que propugnar una solución pacífica en Venezuela obliga a dar pasos para que ésta se produzca y "no es compatible con sanciones, con arrinconamiento y con (crear) grupos de países" que están en ese objetivo.

Durante un debate en Casa de América, en Madrid, Zapatero ha afirmado que "por más que uno pueda ser crítico con el Gobierno de Venezuela, que lo merece", la política "preventiva de paz" que es la que él ha intentado estos tres últimos años "no se hace con medidas de coerción sino con diálogo". El expresidente ha participado en la presentación de la Cátedra Cartagena en Integración Iberoamericana promovida por el exmandatario colombiano Ernesto Samper.

Zapatero, que ha hablado antes que el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, ha saludado el enfoque del nuevo Gobierno con el conjunto de la región. Sin embargo, no ha precisado si, en su opinión, el Ejecutivo de Pedro Sánchez debería acompañar sus esfuerzos por el diálogo con una petición a la UE de que levante sus sanciones contra altos cargos del régimen.

"Estamos en una fase política reduccionista en la que parece que la palabra diálogo pudiera estar sujeta a algún tipo penal", ha lamentado, añadiendo que eso indica que "se quiere desplazar la política", porque "la política es diálogo" aunque sean con los adversarios. Las políticas que demonizan el diálogo, ha añadido, "abocan al conflicto".

Por otro lado, ha acusado de "hipocresía y cinismo" a quienes "se rasgan las vestiduras" hablando del éxodo venezolano y no adoptan ninguna medida para ayudarlos, entre ellos el Gobierno del PP, que no adoptó ningún procedimiento extraordinario para los que llegaron a España; y también la Administración Trump, que aprueba sanciones pero cuando los demócratas piden un procedimiento humanitario de visados para los venezolanos se niega a ello.

Igual de rotundo se ha mostrado después, en declaraciones a los periodistas, cuando se le ha preguntado si es posible el diálogo con un Gobierno, el de Nicolás Maduro, que no cumple las condiciones. Zapatero ha replicado que el pasado febrero fue "un líder de la oposición" (Julio Borges) el que rechazó, a última hora, las condiciones para la celebración de las elecciones de mayo".

"Resulta que yo soy el testigo de eso, el único que lo sabe y que tiene los documentos", ha remarcado, añadiendo que sabe que eso es "una verdad incómoda". "Yo sé que soy un testigo incómodo en el caso de Venezuela, pero resulta que lo soy", ha remachado.

LA OPOSICIÓN HABRÍA GANADO LAS ELECCIONES

Sobre esas elecciones, que la UE no reconoció, ha asegurado que las condiciones que no se llegaron a firmar eran las mismas que las de las legislativas de diciembre de 2015 (en las que ganó la oposición). Es más, se ha mostrado convencido de que si la oposición hubiera participado en ellas, habrían ganado.

Así, ha admitido que las elecciones fueron "incompletas", porque no participó una parte de la oposición, pero ha afirmado que, salvo la Organización de Estados Americanos (OEA), podrían haber participado como observadores electorales toda las organizaciones internacionales.

Zapatero también ha sido muy crítico con el Parlamento Europeo, por sus resoluciones sobre Iberoamérica por lo que considera "un punto de vista etnocentrista" y dedicado a "dar lecciones".

EL GOBIERNO ANTERIOR NO PODÍA AVALAR LA NEGOCIACIÓN CON LAS FARC

Por otro lado, Zapatero también ha dado respuesta a palabras del expresidente colombiano Ernesto Samper, que ha lamentado que el Gobierno español no estuviera más presente durante el proceso de paz con las FARC.

"El Gobierno anterior no podía avalar una negociación con un grupo terrorista", ha respondido Zapatero, porque eso rompía con la línea defendida en España de que no se podía negociar con ETA. Samper ha explicado después que la clave para abrir la puerta a ese proceso fue la ley de víctimas que habló de "conflicto".

UNA BATALLA ENTRE ESTADOS UNIDOS Y CHINA

El expresidente ha retratado la situación actual de Iberoamérica como una batalla "territorio a territorio y minuto a minuto" entre Estados Unidos y China. "Si lo sabré yo con Venezuela, algún día lo contaré todo", ha añadido.

En este contexto, ha dicho que le produce "coraje" que la UE, y especialmente España, que habla "el mismo lenguaje político" que Iberoamérica, no se implique más. Para ello, su receta es hacerlo "con humildad", liderando el diálogo plural "en un momento de gran confrontación" y haciendo que eso permita retomar los procesos de integración.

En su turno, De Laiglesia no ha hecho comentarios sobre las opiniones de Zapatero, pero sí ha explicado la intención del Gobierno español de alentar el diálogo, contactando con Gobierno y oposición y hablando con la UE para que tantee la posibilidad de crear un "grupo de amigos", de países "facilitadores" del diálogo. "No es mediar, es facilitar, son ellos los que deciden qué negocian, cuándo y a qué resultado quieren llegar", ha dicho.

Contador